La propuesta de este espacio surge con la intención de informar sobre algunos de los acontecimientos socio-políticos que suceden en nuestro entorno y que tienen que ver con el ambiente futbolero y barrista del contexto LATINOAMERICANO. Este blog se caracteriza por mantener una visión crítica respecto a los aspectos mencionados anteriormente y ve la oportunidad de que, desde las barras latinoamericanas, se gesten ideas que permitan transformar las estructuras sociales que hoy en día generan tanta injusticia y desigualdad social. Su material es de libre difusión.

http://www.hinchasantifascistas.blogspot.com/

Medellín - Colombia



viernes, 14 de diciembre de 2012

Los Del Sur con los niños en navidad

Felicitaciones a la barra popular del Club Atlético Nacional, Los Del Sur, por estas acciones que demuestran un compromiso con las comunidades que más lo necesitan. Barrismo Social Adelante!

jueves, 13 de diciembre de 2012

A 4 años de la muerte de Henry Andrés Bohórquez, el caso permanece en la impunidad

Hoy recordamos con artículo, la muerte a manos de la policía de Bogotá, de un hincha del Independiente Santa Fe, caso que como muchos en nuestro país permanece en la impunidad.

Henry Andrés Bohórquez, de 19 años de edad, estudiante universitario e hincha de Independiente Santa Fe, murió el pasado 20 de septiembre por la agresión policial que al parecer le causó un infarto, en momentos previos al clásico capitalino, que ganaron los rojos un gol a cero.

En cercanías al estadio Nemesio Camacho El Campín de Bogotá, hacia las cuatro de la tarde, hubo un intento de agresión entre hinchas de Millonarios y Santa Fe. La policía intervino y en medio de la confusión, agentes antidisturbios y auxiliares persiguieron a Henry Andrés, lo sometieron violentamente, golpeándolo a bolillazos, puños y patadas. Según relatan los testigos, entre ellos su hermana Paola y su amigo Guillermo Sanmiguel, un policía le dio múltiples golpes, uno de ellos en el pecho, que provocaría su muerte al dejarlo sin respiración y con complicaciones cardiacas. Hay múltiples testigos del hecho, pues en ese momento aumentaba la afluencia de público para el clásico. También hay fotografías y videos de los sucesos.

Luego de su agresión, los policías abandonaron en plena calle a su víctima, negándole atención médica de urgencia que pudiera salvarle la vida. Su cuerpo fue llevado tardíamente a la Clínica SanNicolás, donde le informaron a su hermana que Henry Andrés llegó con un cuadro hemático, un cuadro craneoencefálico y que no reaccionó a los primeros auxilios. No obstante, el director del centro médico se “lava las manos” en sus declaraciones a la prensa.

“Misterio” es la definición que da la gran prensa burguesa, desinformando sobre la muerte del joven hincha, y diluyendo la responsabilidad de la Policía Metropolitana de Bogotá, atribuyendo el lamentable suceso a “causas desconocidas” presentadas en “confusos hechos”. Los medios hacen una amplia y amarillista referencia a la protesta de los hinchas de la barra santafereña, que arrancaron algunas sillas de la tribuna lanzándolas a la policía, mientras dejan en un segundo plano la pérdida de una vida a manos de la autoridad policial.
Hay un gran escándalo por los daños sobre la silletería de la tribuna sur. Anuncian judicializaciones, represión, cierres, aumento del precio en la boletería y sanciones ejemplares. Toda una cruzada en la que se deja en un segundo plano la vida de un ser humano. Al fin de cuentas, las dichosas sillas son sólo plástico, la vida no se puede reponer. A las autoridades distritales parece importarles más los asientos (que en últimas se pagarán con las entradas de los espectadores) que la vida de un joven, cuya pérdida motivó la reacción contra ellos y arengas contra la policía.
Así mismo, no se tienen en cuenta los incumplimientos por parte de las entidades involucradas de acuerdos firmados en las instancias de interlocución. Tampoco se hace referencia a que el precio de la boletería para las tribunas laterales fue incrementado premeditadamente en un 50% para el clásico, y que hubo un sobrecosto para los hinchas santafereños que ingresaron a la tribuna oriental.
De otra parte, fue un absurdo instalar silletería con espaldar en las tribunas populares, pues es sabido que allí se ubican las barras que presencian los juegos de pie, saltando y cantando. Incluso hace algunos años, cuando se llevó a cabo la instalación de las primeras sillas en El Campín, hubo un acuerdo para no colocar silletería en estas tribunas. Ahora se hace alarde de exigencias técnicas de la FIFA para que Bogotá siga siendo sede de la Selección Colombia.
En estos momentos se espera el dictamen de Medicina Legal sobre la muerte de Henry Andrés. La Policía Metropolitana de Bogotá, comandada por el Coronel Rodolfo Bautista PalominoLópez, es la directa responsable de este hecho luctuoso, que no debe quedar en la impunidad. Mientras tanto, se vendrá más represión y más brutalidad policial. A la vez, la incompetencia y arbitrariedad de funcionarios de entidades involucradas y el amarillismo de la prensa echan por la borda todo lo alcanzado en los programas por la paz en los estadios. La hinchada pagará la silletería que nunca pidió. ¿Quién nos pagará el hincha que nos quitaron?

Garra Blanca Antifascista



miércoles, 5 de diciembre de 2012

Recordando el yo soy 132 en el Azteca

El pasado fin de semana Enrique Peña Nieto - recordado por ser participe del ataque cruel a la  comunidad de Atenco en las protestas populares de 2006 - tomó las riendas del poder en México.Miles de personas  - entre ellas integrantes del movimiento estudiantil Yo Soy 132 - salieron a las calles para manifestarse, hecho que fue duramente reprimido por las fuerzas al servicio del gobierno. Se habla de al menos un muerto, por un disparo con bala de goma en el cráneo y cientos de detenidos arbitrariamente. Desde el blog nos solidarizamos con las justas luchas populares en el territorio mexicano.


jueves, 22 de noviembre de 2012

Los De Abajo se solidarizan con Palestina

En torno al partido disputado ayer entre Unión Española y la Universidad de Chile, la hinchada popular Los De Abajo desplegarón una gran bandera en solidaridad con el pueblo palestino, el cual ha sufrido durante los últimos días una arremetida sangrienta por parte del estado sionista de Israel. Posteriormente y debido a la legislación vigente llamada "Estadio Seguro" que prohibe sin base alguna el uso de "lienzos" en las tribunas, la policia entró con la intención de reprimir la expresión crítica de los hinchas.

Barrismo Social Bogotá con las ideas de Paulo Freire

Para muchos Paulo Freire es sin duda el mayor exponente de la pedagogía crítica en Latinoamérica. Un hombre que siempre supo que en el contexto de la educación estaba la llave para abrir alternativas al modelo social, político, económico y porque no cultural, que imponían las clases hegemónicas. Un hombre que pensó posible la utopía, teniendo en cuenta esta no como un logro a conseguir (no hay finalidad) si no como un proceso de construcción constante y transformación social. Son grandes las enseñanzas que dejó en vida, pero mucho mayor el peso de su legado. Textos como Pedagogía del Oprimido, Pedagogía de la Autonomía y Pedagogía de la Esperanza nos llevan a ese imaginario revolucionario que hoy perdura y trata de mantenerse a pesar del fastidio de las clases en el poder. Por lo tanto, tal y como lo decía Freire, somos seres inconclusos que debemos estar en constante busqueda de nuestro construcción como seres humanos, y que más que la educación donde tanto maestro como alumno aprenden juntos. Para el fenómeno barrista latinoamericano, que tantos problemas tiene hoy, es muy útil que hayan colctivos que se esten pensando dentro de las ideas de Paulo Freire, pues a partir de sus planteamientos se hace posible edificar un verdadero Barrismo Social, que a la vez que mantieen su pasión por el equipo piensa en que, como masa, puede contribuir a mejorar las condiciones de los grupos sociales mas necesitados.

Dejamos acá un mural de Barrismo Social en Bogotá con una frase de reflexión a la luz del nombre de este gran maestro.



miércoles, 21 de noviembre de 2012

Una tesis política-deportiva: La pasión que desataba Colo-Colo de 1973 logró retrasar el golpe de Estado por varios meses.


Por Juana Leyton


Un nuevo libro del periodista Luis Urrutia (Chomsky) titulado "Colo-Colo 1973, el equipo que retrasó el Golpe", revela detalles inéditos del plantel más popular del fútbol profesional y como su fama ayudó a postergar la asonada militar que llevó a Pinochet a una dictadura de 17 años.
Cuando se habla de fútbol en Chile, de forma espontánea surge el nombre de Colo-Colo, club que es considerado el más grande, con más hinchas y con más historia del país.

Por ello no es extraño que surja diversa literatura sobre el tema y uno de los nuevos títulos es "Colo-Colo 1973, el equipo que retrasó el golpe", del periodista Luis Urrutia más conocido por su apelativo de 'Chomsky'. En el texto se relata como Colo-Colo tras el golpe de Estado de 1973 representó a ese "antiguo Chile" que era un equipo instruido, modesto, consciente y valiente. Como pocas veces sus jugadores estaban imbuidos en la realidad nacional, de hecho algunos participaban activamente en política como es el caso de Carlos Caszely.

Mucha agua ha pasado bajo el puente, ciertamente los futbolistas han cambiado mucho desde aquellos años hasta hoy, son escasos los nombres que opinan abiertamente sobre temas de contingencia.

Ahora bien, podemos considerar que el golpe de Estado no dejó a nadie indiferente, y por ello ciertos integrantes del plantel de Colo-Colo eran más opinantes y se involucraban en la realidad nacional. 

Cambio21 conversó con el autor del libro, Chomsky, quien señaló que la idea que el éxito del club de fútbol albo retrasó el golpe de Estado "es una hipótesis de 40 años y básicamente sostiene que si Colo-Colo no hubiese tenido ese éxito, el golpe de Estado se habría producido meses antes. Colo-Colo empieza a ganar en la Copa Libertadores y convoca multitudes hasta 80 mil personas al Estadio Nacional en días de huelgas, paros de transporte. Fue un factor de unidad en un país que estaba absolutamente polarizado y obviamente que los asesores estadounidenses consideraron que no estaba el horno para bollos y se fue retrasando"(eñ golpe de Estado).

"Históricamente el jugador de fútbol vive en una burbuja, y en la actualidad como son multimillonarios prematuros, con mayor razón persisten en eso. Lo de Caszely y su simpatía por la juventud del Partido Comunista era una excepción; él participaba en trabajos voluntarios, pero el factor de Colo-Colo era la unidad que provocaba, era el único foco de unión de un país que se desmoronaba porque en ese plantel, los jugadores que tenían ideas de izquierda no eran muchos: el Pollo Veliz, Guillermo Páez, pero en general ellos no participaban".

Por último, el periodista señala que "a mí me tocó escuchar muchísimas veces de parte de militantes de la izquierda que "mientras Colo-Colo gane, el Chicho (Salvador Allende) está seguro. Había una idea tácita de que eso era sí por lo que provocaba el equipo, que además era un muy buen equipo de fútbol".

En el libro destacan algunos puntos que llaman la atención, como que Colo-Colo queda eliminado de la Copa Libertadores la primera semana de junio y tres semanas después se produce el "tanquetazo"; en julio Colo-Colo se viste de rojo, tenía 11 jugadores en la selección y disputa la copa Carlos Dittborn con Argentina y la gana por primera y única vez en la historia; y en agosto Colo-Colo rojo de nuevo tiene que definir con Perú para ir al mundial de fútbol de Alemania  en 1974. "De modo que en julio y agosto Colo-Colo vestido de rojo provocaba más o menos lo mismo que la selección y cuando deja de jugar se produce el golpe", comentó a Cambio21 el autor Luis Urrutia.

El texto contiene fútbol y periodismo, además se revelan detalles que nunca vieron la luz pública, está lleno de anécdotas y rinde un homenaje a quienes ya no están como Luis Álamos, Francisco Valdés, Sergio Messen y Elson Beyruth.

Quien realizara el prólogo del texto, el periodista Juan Cristóbal Guarello, señaló: ¡Cuánta emoción ver a Carlos Caszely, Adolfo Nef, Leonel Herrera, Manuel Rubilar, Alejandro Silva, Guillermo Páez, Luis Venegas (preparador físico) y Roberto Álamos (hijo del Zorro) firmar autógrafos una y otra vez! Me hizo recordar las colas de la Unidad Popular", dijo con humor en el lanzamiento del libro en la Feria Internacional del Libro de Santiago.

Fuente: www.cambio21.cl

miércoles, 14 de noviembre de 2012

El Barrismo Social de Hinchas por Manizales. Una práctica política y ciudadana.

A continuación dejamos el Link de un artículo publicado por Ángela Londoño - integrante del Observatorio de Juventud de la Universidad de Manizales -  y Victoria Pinilla - Maestra en Educación y Desarrollo Humano de la Universidad de Manizales -, publicado en la Revista Austral de Ciencias Sociales, Número 16 de la Universidad Austral de Chile. En este, las autoras nos muestran como dinamizan las acciones sociales que llevan a cabo un grupo de hinchas de la ciudad de manizales.

Resumen
En el ambiente de violencia que rodea a las barras de fútbol surge Hinchas por Manizales, iniciativa juvenil orientada a transformar el concepto que los jóvenes y la sociedad tienen sobre el barrismo, para propiciar un cambio en las prácticas barristas. Este informe evidencia los resultados de un estudio etnográfico-hermenéutico, el cual tuvo como objetivo comprender los procesos y trayectorias de configuración de las prácticas políticas y ciudadanas del grupo; específicamente aquellas relacionadas con las dinámicas internas del grupo, y con las relaciones establecidas con los otros, y cómo estos dos factores se convierten en potenciadores de la acción colectiva.

Texto completo click aquí.

sábado, 27 de octubre de 2012

"Colo Colo 1973. El equipo que retrasó el golpe"


Invitación al lanzamiento del libro "Colo Colo 1973. El equipo que retrasó el golpe", del periodista Luis Urrutia O'neill.




Nucleo Sociología del Fútbol - Valparaiso, Chile.

miércoles, 24 de octubre de 2012

sábado, 6 de octubre de 2012

Aguante y Resistencia Disturbio Rojo Bogotá - Paro Nacional 12 Octubre


La invitación es a todos los americanos que creemos que la lucha popular organizada es la salida para varios de los conflictos sociales en el pais como la violencia, el desempleo, la educación... Que salgamos a las calles este 12/oct/2012 a sumarnos al Paro Nacional en tu ciudad!!

Arte Skarla77a



jueves, 4 de octubre de 2012

miércoles, 3 de octubre de 2012

Hinchas de Everton sacan carteles a candidatos en represalia por la ley Estadio Seguro


Ojo por Ojo, Lienzo por Lienzo se denomina la inusual campaña que iniciaron los integrantes de la barra Los del Cerro, de Everton de Viña del Mar, en represalia por los alcances de la denominada Ley de Estadio Seguro, y que les impide ingresar a las galerías elementos como bombos y lienzos para apoyar a su equipo.
La campaña, que puede despertar alguna acción judicial y el enojo de los brigadistas de las campañas a las elecciones municipales del 28 de octubre, busca “requisar” la mayor cantidad de carteles alusivos a los candidatos en Viña del Mar, como una protesta hacia el poder político y en señal de repudio por la prohibición de ingresar lienzos y banderas a los barristas en los estadios.
De acuerdo a un comunicado emitido por Los del Cerro, con la medida de retener la propaganda a los candidatos, se busca “hacer entender a las autoridades que los lienzos y los bombos no generan violencia”.
La campaña entre los adherentes de la barra de Everton consiste en un concurso para juntar la mayor cantidad de afiches, palomas y gigantografías. Prometen premios para el grupo que se adueñe de mayor número de publicidad.
Actualmente los barristas mantienen en su poder más de 100 “palomas” retiradas desde distintos puntos de Viña del Mar.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Construcción de un Barrismo Popular


Cabildo Nacional de Juventudes
24, 25 y 26 de Agosto
Cartagena de Indias

Hinchas Por Manizales


Hinchas por Manizales es una estrategia diseñada y ejecutada por integrantes de la barra Holocausto Norte que alienta al Once Caldas de Manizales. Su principal filosofía es el trabajo en grupo y el apoyo constante entre la comunidad para desarrollar proyectos productivos, educativos y lúdicos en todo los barrios de la ciudad.
Hinchas por Manizales es una estrategia social para reducir los comportamientos violentos y el consumo de sustancias adictivas en los jóvenes pertenecientes a la barra de fútbol Holocausto Norte
Propuesta
El plan de acción del programa Hinchas por Manizales para el 2012 desarrollará diferentes módulos diseñados con los lineamientos del plan de desarrollo de la actual alcaldía del municipio. Temas sensibles como la educación, la cultura, la seguridad, los derechos humanos, el medio ambiente e innovación son vitales para el desarrollo individual y colectivo de los jóvenes de la barra de fútbol Holocausto Norte.

El fin es contribuir en el sector defensa y seguridad, en lo referente a prevención, reducción de sustancias psicoactivas, prevención del delito, protección y restitución de derechos en niños, niñas y jóvenes, y en el fomento de procesos de convivencia ciudadana. Todos enmarcados dentro del Plan de Desarrollo de la ciudad de Manizales.

Prospectiva 2012

Objetivo

Planear, programar, coordinar y ejecutar actividades de carácter integrador que permitan el aprovechamiento del tiempo libre y la proyección social de los jóvenes, pertenecientes a la barra Holocausto Norte, contribuyendo directamente con el desarrollo social de Manizales.

Objetivos específicos

• Realizar jornadas de capacitación para los jóvenes de la barra Holocausto Norte, fomentando el crecimiento personal, el desarrollo intelectual y la formación empresarial para crear un hincha integral.
• Promover las actividades lúdicas, deportivas, recreativas, ambientales, solidarias y culturales en el interior de la barra, con el fin de fortalecer el trabajo en grupo y la optimización del tiempo libre.
• Consolidar las alianzas con organizaciones públicas y privadas para el intercambio de experiencias y trasmisión de metodologías.
• Capacitar al grupo logístico del programa Hinchas por Manizales para que acompañe diversos eventos en la ciudad.
• Construir la definición del `barrismo social’ desde los pilares fundamentales que dicta los Estatutos del Aficionado a través con distintos estamentos educativos y sociales de la ciudad.
• Realizar piezas informativas y educativas para difundir las actividades y proyectos del programa Hinchas por Manizales.
• Consolidar la escuela artística y musical para fortalecer la imaginación y la creatividad de los jóvenes de la barra.



Justificación

Hoy el fútbol es un espacio de encuentro para muchos jóvenes de Manizales que ven en este deporte una forma de agruparse, organizarse como movimiento social y construir una identidad colectiva para transformar la ciudad. Estudios realizados a las barras demuestran que la pasión por el fútbol, deporte que mueve multitudes en todo el mundo, desbordan los límites de la seguridad en los estadios produciendo violencia que actualmente deja muertos en estadios, calles y carreteras del país.

Los sentidos sociales de estos grupos mutan en acciones compartidas y adquiridas por el colectivo, ese pensamiento hace que para muchos el fútbol, sea considerado una parte importante de su vida. Algunos lo toman como un estilo de vida, otros ven una oportunidad de negocio y para los fanáticos, hinchas con pensamiento radical, se convierte en la única razón para vivir.

La sociedad observa desde lejos el fenómeno barrista y estigmatiza a todo un grupo por vestir una prenda de un equipo, pero no hace el esfuerzo para comprender el origen de la violencia y las posibles soluciones. Ese imaginario social hay que romperlo para tener una sociedad más abierta y civilizada en todos los campos del conocimiento.
Actualmente el fútbol genera violencia en todos los países que poseen ligas competitivas en el mundo. El manejo de estos grupos se ha limitado a imponer leyes que castigan los comportamientos. En Colombia actualmente la Ley 1270 de 2009, la Ley 1445 y 1453 de 2011 comienzan a fijar reglas claras de comportamiento, y exigen nuevas estrategias para el trabajo social con las barras.
Por tal motivo y después de analizar todos los fenómenos y circunstancias que se mueven detrás de un espectáculo deportivo, además considerando la situación de un país como el nuestro, en el cual los espacios para la recreación y el sano esparcimiento de los individuos son limitados, se puede relacionar el fútbol como una actividad que contribuye de manera directa con el esparcimiento, el encuentro, la lúdica y la recreación de cada uno de los ciudadanos, convirtiéndose en un instrumento potenciador de las competencias sociales y culturales de un gran segmento de la población.
Holocausto Norte es un movimiento social que involucra jóvenes de distintos estratos socio-económicos, diversos niveles de escolaridad y estilos de vida que tiene como fin apoyar una institución deportiva. Es una organización que se piensa más allá de las tribunas y se preocupa por la situación que aqueja a las sociedades modernas. La visión de los líderes consiste en ser una barra inteligente que aporte al desarrollo de la ciudad que habita.
Las primeras fases del programa Hinchas por Manizales, logró la creación de la Fundación Voces de Aliento, organización sin ánimo de lucro conformada por miembros de la barra. La cual busca la proyección social de los barristas por medio de la integración con diferentes estamentos de la ciudad.

Por consiguiente la estrategia organizacional que promueve Hinchas por Manizales tiene como proyección en el 2012 fortalecerse para alcanzar un mayor impacto en el grupo de jóvenes que pertenecen a la barra. Además es hoy ejemplo en la convivencia y resolución de conflictos de manera pacífica en Colombia.


Antecedentes

En Colombia el fenómeno empezó en la década del 90 a partir de la rivalidad entre hinchas de clubes de Bogotá, Medellín y Cali, extendiéndose luego a otros lugares del país. A partir de este momento, comienza a reemplazarse el tradicional modo pasivo de asistir a fútbol, por uno activo y protagonista del espectáculo. Dicho fenómeno trasciende los márgenes de los recintos deportivos, empezando a configurarse como tribus urbanas que marcan el territorio por medio de diferentes símbolos.

En el caso particular de Manizales, este fenómeno empieza a posicionarse a finales del año 1998, cuando un grupo de jóvenes de la ciudad plantearon la idea de tener una barra fuerte, fiel y que apoyara incondicionalmente al Once Caldas, durante los partidos que este disputara en los torneos locales e internacionales. El grupo inicial de trabajo, fue de aproximadamente 20 personas, pero en su primera aparición en la tribuna norte del estadio Palogrande, el día 23 de Febrero de 1999, este grupo era de cerca de 50 integrantes.

Desde ese momento el Holocausto Norte ha estado presente en todos los encuentros que como local ha disputado el Once Caldas, además de desplazarse por diferentes zonas del país, e incluso sobrepasar fronteras con el único objetivo de alentar un equipo de fútbol, convirtiéndose directamente en un mecanismo de proyección de la cultura manizaleña.
Fue tal el crecimiento de la barra y la importancia que empezó a tener en el entorno local, que a mediados del año 2003 la Alcaldía Municipal, por medio de la Secretaria de Gobierno y en colaboración directa con integrantes de la barra, plantearon la necesidad de crear un programa de fortalecimiento de las capacidades de los jóvenes pertenecientes a la barra, con el fin de disminuir los hechos conflictivos que se presentaban en la ciudad a raíz de la presencia de este grupo, y los constantes enfrentamientos con los seguidores de otros equipos.
Surge el programa Hinchas por la Paz presentando excelentes resultados en el trabajo social y la proyección de varios participantes entre los años 2003 y 2004. Con el objetivo de retomar la estrategia, la Secretaría de Gobierno Municipal inicia en 2006 actividades de formación y proyección de los jóvenes pertenecientes a la barra Holocausto Norte con el proyecto Hinchas por Manizales, el cual trabaja en el fortalecimiento de las capacidades lúdicas, deportivas, culturales y sociales de estos jóvenes. El fin es fortalecer el barrismo social, la consolidación de ciudadanos íntegros y el compromiso con el desarrollo de la ciudad.Fuente: 

http://www.vocesdealiento.org/

miércoles, 19 de septiembre de 2012

La Banda De Oriental - Deportes Quindío

Integrantes de LBDO, hinchas del Deportes Qundío de Colombia, pensando en un Barrismo Social.

jueves, 13 de septiembre de 2012

39 años después: Un análisis sobre el fútbol como temática de estudio en las Ciencias Sociales

El golpe de estado y posterior Dictadura que afectó a Chile durante 17 años marcó profundamente a nuestra pasión, el fútbol.

Pocas investigaciones abordan directamente lo sucedido durante esa época con el balompie, pero son muchos quienes comentan sobre supuestos sucedidos en el periodo sin más fundamento que el comentario.

Textos como Goles y Autogoles de Daniel Matamala, “Crónica de un encuentro: Fútbol y Cultura Popular” del gran Eduardo Santa Cruz o A Discreción de Carlos González L. y Braian Quezada, nos han acercado de mejor manera a lo sucedido en el periodo y como, durante la Dictadura, el fútbol fue considerado más que los 22 imbéciles corriendo tras una esfera.

Siempre es bueno observar desde diversos focos la realidad de un periodo, y particularmente uno como este.

El desarrollo de la identidad nacional en Chile fue tarea de los historiadores, así como en México de los antropólogos. Pero en el caso del fútbol, el desarrollo de su historia en el país, como temática de estudio, ha sido abordado principalmente por el periodismo (Con Edgardo Marín como estandarte), síntoma inequívoco de la valoración académica que posee este deporte.

La realidad nos indica que, si bien el periodo ha sido abordado ampliamente desde las disciplinas sociales en diversos ámbitos, el del fútbol destaca por su casi nulo desarrollo. Desde las escuelas de pensamiento y los círculos académicos, el balompie siempre ha sido observado con recelo, desechado e invalidado sistemáticamente -Al parecer muchos de estos intelectuales fueron “lerdos” con los pies cuando pequeños y sufrieron de la burla constante de sus amigos, situación que les infundó un odio enconado con la pelota-,

Discutir la validez del fútbol como elemento de análisis sociológico, Histórico, pedagógico, económico, cultural y hasta político parece a esta altura del partido, una pérdida de tiempo.

Elemento fundante de la identidad sudamericana durante el siglo XX, cultural y socialmente transversal. El fútbol ha sido piedra en el zapato, herramienta efectiva para el control de masas, catapulta de campañas políticas, instrumento de imagen para regímenes autoritarios y hasta política de estado. Pero también el fútbol  ha servido a la gente para demostrar su alegría, descontento y diversos sentimientos. Como ‘Hecho social total’ el fútbol es abordado analíticamente, identificando cada uno de sus componentes (Espectáculo, Actividad física, social, económica, etc.) y se caracteriza por brindar, en cada una de sus aristas, realidades eminentemente empíricas.

La trivialización del fútbol desde el mundo académico ha creado un prejuicio difícil de sobrellevar para quienes deciden abordarlo desde la academia. Siempre está el “que dirán” y el desprecio desde la intelectualidad para con el fútbol como temática valida de investigación. Este complejo ya inserto en el ADN del espacio académico, se contrapone al cómo se valoran temáticas que a la luz de la realidad social, son mucho menos reales y trasnversales, principalmente las expresiones que son catalogadas dentro de la alta cultura, como el teatro, la música docta y la pintura por ejemplo (No la pintura popular ni el arte callejero, los cuales tampoco constituyen temáticas valoradas).

Como elemento de ascenso social vertiginoso, constantemente gran parte de la sociedad critica, descalifica e invalida a quienes, tocados por la varita del talento, han sobrellevado desde la nobel niñez el peso de ser futbolista. La valoración social que se le da a quienes ejercen de manera profesional el deporte contrasta claramente con la admiración y envidia que provocan en la gran mayoría.

En un mundo actual, marcado por la individualidad, el consumo y la ostentación (herederos directos de lo sucedido 39 años atrás) el futbolista se eleva como estandarte del modelo. Si no eres bueno con la pelota, estás obligado a estudiar y trabajar. Pero Quién repara en la felicidad que se siente al entrar al gramado y hacer lo que amas? Nadie se detiene algún momento a pensar que ellos hacen lo que siempre han querido, y en realidad todos hemos querido, simplemente jugar al fútbol.

Para quienes no tenemos el don y las articulaciones se mueven más lento que lo necesario, está la galería. Elemento fundante de la identidad latinoamericana en conjunto con el potrero (Cancha pública, calle, pasaje, plaza, parque, campo o sitio baldío, todos al final son potreros) la galería, la popular, es el espacio donde se conjugan elementos propios de diversas identidades, las cuales producen a su vez 3 identidades generales; El Barra, el hincha y el espectador.

La validez que el balompie posee y sus ricas y diversas características, lo hacen una temática digna de ser abordada, pero a su vez reflejan el pobre nivel de realidad que afecta a la academia, lo cual se traduce en una cada vez más constante desvaloración por parte de la sociedad civil. Lo bueno de esto es que en la actualidad se han abierto cada vez mayores espacios para el desarrollo intelectual para con el fútbol y textos, como los nombrados arriba, son fiel reflejo de ello.

La tarea para los nuevos humanistas es diversificar la temática, ampliar el foco y abrazar, sin prejuicios ni tapujos al fútbol como elemento de análisis válido e importante de abordar. Tanto por sus diversas aristas como también por su cercanía con la realidad.

Quién de ustedes, aunque sea una vez en la vida no ha pateado un balón, puteado a un infractor o aplaudido al talentoso?
Fuente:

sábado, 8 de septiembre de 2012

martes, 28 de agosto de 2012

Plan Estadio Seguro: una intervención biopolítica a las barras del fútbol chileno


Socializamos con nuestros lectores y lectoras un interesante texto, en clave académica, del sociólogo Ítalo  San Martín. El artículo analiza el Plan Estadio Seguro, desde una mirada regional, no tan centrada en los clubes y barras capitalinas. El abordar de esta manera implica acercarse mucho más a esa mirada de espacios sociales unitarios y de encuentro que debiesen ser las hinchadas y no centralizarlo tanto como cuando se analiza a las barras de los clubes grandes donde inmediatamente se piensa en espacios delincuenciales jerarquizados y de carácter clientelista.
San Martín plantea que el Plan Estadio Seguro debiese ser entendido como una intervención política del Estado neoliberal, cuyo discurso apela a disminuir la violencia dentro y fuera de los estadios del fútbol profesional chileno, pero que en la práctica se ha transformado en un mecanismo represivo que intenta erradicar a las barras organizadas, partiendo por eliminar del espacio público-deportivo aquellos elementos materiales -bombos, lienzos, banderas, etc.- que configuran la identidad de sus miembros, generando así nuevas formas de exclusión y violencia.
Del mismo modo, se develan los dispositivos discursivos que promueven la construcción social de un ‘otro extraño’, donde el barrista es estigmatizado y presentado como un sujeto que atenta contra el proyecto modernizador del Estado y la seguridad pública. Así, se describe a las barras como un fenómeno de la posmodernidad en constante tensión con los embates modernizadores del Estado neoliberal, a pesar de que en el pasado fueron funcionales al modelo, pero que dadas las luchas de poder que genera la mercantilización del fútbol, han sido proscritas como organización sociocultural protagonista del carnaval que anima los estadios del fútbol chileno.
Descargar el articulo en el siguiente enlace.
Plan Estadio Seguro – Italo San Martín

martes, 21 de agosto de 2012

“La pobreza explica la violencia en el fútbol”


José Garriga Zucal, doctor en antropología y autor de Haciendo amigos a las piñas (libro que ya publicamos en el blog), está convencido de que el poder político ignora la racionalidad que se esconde detrás de la cultura del aguante de las hinchadas. Dejamos una entrevista realizada a dicho personaje con el fin de entender un poco mas a fondo la problemática violenta de las barras en Argentina.

Fuente: Crítica de la Argentina
Por: Rodolfo Gonzales Arzac

José Garriga Zucal tiene 33 años. Y pasó buena parte de los últimos diez en un paraavalanchas. Tomó cerveza, paró en las plazas y viajó por el país con los miembros de las hinchadas de Colegiales y Huracán. Garriga Zucal esquivó golpes y balas. Y, sobre todo, escuchó. Garriga Zucal es licenciado, magíster y doctor en antropología, y también investigador del Conicet. Todo ese tiempo en el campo de batalla le sirvió para elaborar distintos trabajos sobre la violencia y las redes sociales de una hinchada de fútbol, para convencerse de que el fútbol debería volver a ser una fiesta y para aprender cuáles son las piezas medulares del asunto. 

–¿En qué cree que se equivocan las autoridades cuando abordan la violencia en las hinchadas de fútbol?


–En muchísimas cosas. Pero principalmente en que no comprenden la racionalidad del fenómeno. Piensan que es una cuestión de locura, sinsentido, sinrazón, entonces lo tratan como eso. Si entendieran que el fenómeno violento tiene raíces culturales, que es un fenómeno social vinculado con la cultura del aguante, se puede trabajar desde esa óptica. Las autoridades lo que piensan es: “Éstos son todos locos”. No son locos. Los tipos tienen una racionalidad absoluta de todo lo que tiene que ver con el combate, el enfrentamiento y la lucha. Tiene una lógica clarísima para ellos. Una lógica que a nosotros nos resulta completamente ilógica. Pelearse es una forma de ganar prestigio, reputación, una forma de formar parte de una red de relaciones sociales. Es común pensar que la violencia excluye del mapa social. Bueno, en este caso incluye.

–¿Por qué piensa que es posible ordenar o arreglar el problema?

–Porque es un fenómeno social que se fue construyendo. El fútbol no tenía estas particularidades tan violentas y vinculadas con la cultura del aguante, se fue construyendo. Y se puede deconstruir. Es dificilísimo. Pero se puede.

–¿Y por qué razones piensa que el problema tal vez no tenga solución? 


–Porque la construcción que permite la violencia en el fútbol y la cultura del aguante está sumamente solidificada. Y tiene que ver con la interrelación de un montón de actores: los dirigentes, la policía, el resto de los espectadores, los periodistas, los jugadores; todos construyeron un espacio donde la cultura del aguante es legítima, donde un montón de gente vive de eso. Hay que trabajar en un montón de áreas al mismo tiempo y eso es complicado. 

–¿Y por qué cree que surgió esta cultura del aguante en las hinchadas?

–La cultura del aguante emerge ahora porque aumenta la pobreza, aumenta la desigualdad y aumenta la desocupación. Los grandes valores de la sociedad están en crisis y la violencia tiene una posibilidad de constituirse como un lugar identitario importante. Cuando el trabajo era un lugar donde uno se construía como sujeto, cuando la familia reproducía una cierta cantidad de valores, cuando el Estado –a través de la escuela, al menos en el imaginario– permitía el ascenso social, esta idea de que a través del aguante uno puede ser alguien era más difícil de construir.

–En su libro, describe una evolución de la cultura del aguante. Habla de la vieja escuela y de la nueva escuela.

–Hay un cambio en lo que está permitido en la moral de la hinchada. Hace diez o quince años dispararle a un rival era un acto casi de cobardía. Y las hinchadas cantaban: “Tiraste tiros, sos un cagón”. Hoy las hinchadas cantan: “Los tiros que vos tiraste van a volver”. La violencia antes estaba más vinculada con un tipo de masculinidad respecto de quién es más macho, ahora está más vinculada con la resistencia. Hoy el más macho es el que resiste un tiro, o el que no teme que le disparen. Antes, los fierros sólo se usaban para cuidar las banderas. Hoy, en un enfrentamiento de hinchadas, lo primero que hacen es disparar.

–¿La clave del fenómeno es el acceso al poder?

–Para entender por qué alguien quiere ser miembro de una hinchada hay que pensarlo en dos dimensiones: una que tiene que ver lo instrumental, otra con lo moral. Desde lo instrumental, ser miembro de una hinchada es poder acceder a ciertos recursos: consiguen trabajo, auxilios varios. En un mundo de inestabilidad, ser parte de la hinchada da cierta estabilidad. Pero también hay una cuestión moral: para muchos jóvenes ser miembro de la hinchada es volverse una persona prestigiosa. La violencia genera un nivel de fascinación. 

Ahora, después de tantos años, José Garriga cambió de oficina. Ya no mira a las hinchadas desde sus entrañas. Ahora investiga la violencia policial. Y se lo ve seguido por una comisaría bonaerense, tomando notas y mates, sumergido en otro mundo áspero de códigos bravos. 

–¿Si los policías hablan de las hinchadas? No. Para los policías, las barras bravas no son un tema muy importante. No hablan de eso. El único comentario es que la pasan muy mal. Hablan, por ejemplo, sobre cómo los escupieron durante un montón de horas. Sólo de esas cosas.

“Haciendo amigos a las piñas”, pero con acento académico

Haciendo amigos a las piñas es la tesis de maestría de José Garriga Zucal en el Instituto de Altos Estudios Sociales de la Universidad Nacional de General San Martín. Fue publicada por Prometeo Libros tras ganar un concurso de investigaciones. Le llevó años y años de ir los miércoles a la sede social de Huracán. Años de hablar en las esquinas del barrio con los miembros de la barra brava del Globo, de viajar a donde sea para acompañar a la hinchada, de observar el tejido social que se construía alrededor del grupo.

El libro, que respeta los estándares de la investigación académica y social, se lee, sin embargo, de un tirón. Luego es difícil olvidar a Coco, a Rambo, a Lito, a Perro, a Pedro y a tantos más que se quedan dando vueltas en la cabeza del lector: humanizados, gallardos, terribles y violentos; negociando con las autoridades, con la dirigencia, intercambiando favores, planificando las venganzas y las demostraciones de valentía, dando la vida por el compañero, poniéndole el cuerpo a un mundo feroz. 

La reflexión a la que llega Garriga Zucal se inscribe en los estudios sobre la cultura del aguante en las hinchadas de fútbol, como un complejo tejido de moralidad. Una idea sobre la que profundizó con el equipo de investigadores del Instituto Gino Germani que encabeza Pablo Alabarces.

El trabajo, al fin, lo marcó a fuego. Para Garriga Zucal la violencia ya no es lo que era, y nunca más lo será. Garriga Zucal consiguió por su investigación un lugar en el Conicet. Y también se ganó unos cuantos problemas familiares. Porque cuando llegó a Parque Patricios, la primera vez, Garriga Zucal era bien hincha de River Plate. Y ahora todos saben que un globito se le metió en el cuerpo. Y parece que ya no se va a salir de ahí.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Foro Barrista: Fortaleza Leoparda Sur


Coligay: Hinchada Gay Del Gremio de Portoalegre

Hoy la reseña de la que fuese una "Torcida" de tendencia gay del Gremio brasilero, publicada con el fin de reivindicar los derechos y la aceptación que, como sujetos políticos y sociales, reclaman la población LGBTI. No a la Homofobia en las barras de fútbol y en ningún ámbito social..

Coligay

Coligay fue una hinchada organizada (o torcida) del club Grêmio de Porto Alegre durante la década de 1970. Su particularidad es que fue fundada por un grupo de hinchas homosexuales.

Durante la reforma del Olímpico de Porto Alegre en la década de 1970, un grupo importante de torcedores homosexuales del Gremio frecuentaban un local LGBT de la ciudad gaúcha llamado "Coliseu".
Tras algunas conversaciones informales en este local, varios de estos torcedores tenían en común además su regular asistencia a los partidos del Grêmio, pero de forma más discreta. Es cuando deciden crear su propia "torcida", en la cual pudiesen expresar su sexualidad y su apoyo incondicional al club.
Su origen etimológico hace referencia al local LGBT (Coli) y a su respectiva sexualidad. Su primera aparición en el Olímpico fue durante un encuentro entre el Grêmio y el Santa Cruz de Recife el 9 de abril de 1977, válido por el Brasileirao de ese año.
La llegada de estos simpatizantes generó una reacción homofóbica inmediata entre los simpatizantes y dirigentes tricolores, tanto en el Olímpico como en los encuentros que jugaban de visitante. El presidente de la época, Hélio Dourado, evitaba constantemente referirse al tema. Sin embargo hoy en día, la hinchada popular de Gremio, la Geral do Gremio, cuelga en su tribuna un trapo que reza Coligay, como signo de respeto hacia quienes fueran los pioneros de las barras organizadas de este equipo.
A pesar del revuelo que en su época generaron, la "Coligay" no fue la pionera dentro de la "torcida gay". Previamente surgieron en Río de Janeiro y Belo Horizonte, las torcidas del Flamengo (Fla-Gay) y del Cruzeiro (Raposões Independentes) respectivamente.

Los Del Sur Contra el ESMAD


Los Del Sur en contra del Fútbol Negocio

Comunicado Oficial

LDS no asistirá al partido contra Atlético de Madrid por tratarse de un negocio para un empresario desconsiderado e injusto con la hinchada.
32.000 por una popular solo cabe en la cabeza de quien considere el fútbol como fenómeno elitista y exclusivo ignorando su carácter popular.Así que atención sureños, como barra solo entrará nuestro frente, que estará siempre presente en cualquier lado, pero como barra NO iremos.Hinchada de Nacional en general, despierten! No podemos apoyar a empresarios que quieran llenar sus bolsillos con nuestra pasión!

domingo, 15 de julio de 2012

miércoles, 11 de julio de 2012

Cuando La Fiel, barra de Talleres de Cba, sacó banderas con Esvásticas

Hoy dejamos algo para recordar.

Hace poco mas de 7 años fue llamativa la noticia de que en un partido de segunda división entre el club de fútbol Talleres de Cordoba y su par Gimnacia de Jujuy, la hinchada mas representativa del equipo "Tallarín", que se reconoce por el nombre de "La Fiel", portó dentro de su tribuna banderas con la famosa Esvástica o Cruz Gamada que usó el Nacionalsocialismo alemán. En palabras de un reconocido diario argentino:

"Los estandartes fueron portados por algunos hinchas sumamente jóvenes en una de las cabeceras del Estadio Olímpico. El árbitro del partido, Pablo Giménez, aparentemente no observó la situación, ya que dio comienzo al juego"

En un principio se creyó que el acto tenía que ver con el 5 de Mayo, día en que la comunidad Judía de Argentina celebra el Guetto de Varsovia y que estaba próximo a conmemorarse, pero finalmente se supo que las banderas fueron llevadas por dos jóvenes que no sobrepasaban los 16 años los cuales desconocían su significado. Según los chicos, las banderas se las dieron otras personas que les dijeron que era un símbolo de la buena suerte y que las ondearan para que Talleres ganara. Al parecer eran jóvenes de la localidad pero no se sabe si tienen vínculos con organizaciones neonazis.

Lo que si es seguro, es que estas manifestaciones no pueden ni deben tener cabida en ningún ámbito social, y esto acoge a las barras de fútbol. 



jueves, 5 de julio de 2012

Una mirada hacia el “combate a la violencia en los estadios”: Negocio Seguro



“La idea es eliminar las barras organizadas y que el aliento sea espontáneo”. Con esa frase fue inaugurado el plan “Estadio Seguro”, conjunto de medidas y restricciones sin precedente alguno en el fútbol chileno, que ha revolucionado la convivencia al interior de los recintos deportivos. ¿Por qué surge ahora un plan de estas características y no antes? ¿Combate efectivamente el problema de la violencia en los estadios? ¿Cuáles son los objetivos reales del programa? Conversamos con un sociólogo, un ex dirigente, un ex líder de barra y éste fue el resultado.
Por José Miguel Sanhueza y Raúl Andrade
Seis de diciembre del año 2000. Colo Colo, alejado de la pelea por el título, juega ante O’Higgins en el Estadio Monumental. Era un partido más para los albos hasta que en el sector norte de la tribuna se vivió una de las situaciones más brutales que recuerde el hincha chileno. Sandor Voisin, más conocido como “Barti”, extrajo un cuchillo de su ropa y apuñaló al entonces líder de la “Garra Blanca”, Manuel Saavedra (“Huinca”). La imagen dio vuelta al mundo y hasta hoy sigue en el imaginario futbolero.
Una década después nace “Estadio Seguro”, programa que ha saltado a la palestra por las inéditas medidas que ha implementado en las canchas del fútbol chileno. Un conjunto de acciones dispersas se profundizan y adoptan la fisonomía de una estrategia política, con el rostro principal del ingeniero comercialCristián Barra. El operador político, ligado a RN, desde el comienzo hizo explícitos los objetivos del programa: “La idea es eliminar a las barras organizadas y que el aliento sea espontáneo”.
EL ORIGEN DE LA VIOLENCIA
La violencia en los estadios, así como la existencia de barras bravas, no constituyen fenómenos nuevos. ¿Por qué se posiciona ahora, y no antes, la necesidad de “combatir la violencia en los estadios” y de “disolver las barras”?
“La violencia en el fútbol siempre ha existido. El punto es cuán organizada y recurrente sea”, opina el sociólogo Eduardo Santa Cruz, autor de numerosas publicaciones acerca del fútbol como fenómeno social y cultural. Lo cierto es que durante la mayor parte del siglo XX,  la violencia en este deporte constituyó un hecho excepcional en Chile. Por el contrario, según señala Santa Cruz, hasta los 70’ el hincha nacional tenía una actitud más bien de espectador, y eso no le gustaba a la élite que manejaba el fútbol. “Siempre surgía el lugar común de que ‘Chile da ventaja de local’ debido a no tener barristas como los uruguayos o argentinos”, agrega.
Es así como se va gestando en los 80’, una transformación en la fisonomía del hincha y de las barras organizadas. En los años previos al plebiscito que definiría la continuidad de la dictadura de Augusto Pinochet, surgieron agrupaciones de jóvenes que rompieron con las “barras oficiales” de sus respectivas instituciones. La creación de la “Garra Blanca” de Colo Colo, en 1986, fue seguida un año más tarde por “Los de Abajo”, en Universidad de Chile, sirviendo de modelo para otros clubes. Un nuevo tipo de hincha, que vocifera, canta, insulta y grita todo el partido. Uno que, en definitiva, adquiere un protagonismo aparte en el estadio.
Esta nueva actitud se transforma en violencia durante la década de los 90’. Felipe Muñoz, miembro de la Coordinación de la “Garra Blanca” durante 2002 y 2004, cuenta que “en ese tiempo no existían otros espectáculos que aglutinaran tanta gente y juventud, una masa que se conociera. No había nada más que el fútbol”. Las barras, único espacio de encuentro para personas socialmente marginadas, trasladaron la precaria condición social de muchos que no tenían otro espacio de manifestación que los espectáculos deportivos.
Sin embargo, el crecimiento de las barras está lejos de ser un fenómeno espontáneo. “Las barras siempre han sido financiadas por los clubes, muchas veces siendo brazo armado de los dirigentes. Lo mismo con los políticos, varios de los que las manejan siempre han trabajado en campañas, su negocio es mover gente” explica Muñoz. Éste agrega que las barras proveyeron de gente a los partidos políticos para operar las campañas en la calle, sobre todo después del arresto de Pinochet en 1998. “Ahí la UDI se dio cuenta que no tenía gente para esto, sino puras viejas”, relata el barrista.
El testimonio del ex presidente de la Corporación de Fútbol de la Universidad de Chile, Dr. René Orozco, resulta especialmente gráfico de este nexo entre barristas y políticos. “Se ha dicho que yo prácticamente inventé a ‘Los de Abajo’, pero en la prensa salieron fotos del diputado Alberto Espina regalándoles el bombo en 1989, dos años antes de que yo llegara. El ‘Beto’, uno de los líderes históricos, se compró la camioneta pintando Ñuñoa para la derecha. Y así hay más casos”, recuerda Orozco.
Con la llegada del siglo XXI, el modelo de Sociedades Anónimas Deportivas aterrizó en el fútbol nacional, promovido por el conjunto de la clase política. Destaca entre sus principales patrocinadores el que después sería accionista de la concesionaria administradora de Colo Colo (Blanco y Negro S.A.), y luego Presidente de la República, Sebastián Piñera. Un aspecto fundamental de esto fue la gestación de un “nuevo trato”, entre la nueva dirigencia gerencial de los clubes y sectores estratégicos de las diferentes barras, que permitiera hacer viable socialmente la entrada de estas empresas.
El trato fue claro: numerosas prebendas a los barristas (entradas gratis, espacios, containers para guardar lienzos, viajes pagados, etc.) a cambio de mantener la tranquilidad en los estadios; además de constituirse, en no pocas ocasiones, como “brazo armado” contra liderazgos disidentes. Ejemplo de esto fue la agresión perpetrada por integrantes de la Garra Blanca, contra el ídolo colocolino Marcelo Barticciotto, el 2010, tras la inscripción de la lista “Colo Colo de Todos”, en la última elección del Club Social y Deportivo Colo Colo. Este nuevo trato fue la puerta de entrada al panorama actual en los estadios, tal como explicó el ex Presidente de la concesionaria alba, Gabriel Ruiz-Tagle, en “El Mercurio” del 10 de abril pasado. “Teníamos que desterrar la violencia, de otra manera no teníamos la posibilidad de que Blanco y Negro funcionara”, declaró Ruiz-Tagle.
¿POR QUÉ AHORA?
Los primeros meses de implementación de “Estadio Seguro” han revolucionado la convivencia en las canchas nacionales. Las fuertes medidas de represión han sido recibidas de forma conflictiva por los barristas y por el hincha común en general, ambos puestos en el mismo saco a la hora de ser acuciosamente revisados por Carabineros. A lo anterior se han sumado caricaturescos excesos, como prohibir el ingreso de paraguas en partidos realizados con lluvia, o no permitir el ingreso de los bombos y trompetas de la conocida y tradicional “Bandita” de Magallanes.
¿Por qué surge este plan ahora? Santa Cruz propone una hipótesis: “estas barras, que le sirvieron por mucho tiempo a los privados que manejan el fútbol, ahora les están echando a perder el negocio. Se les escaparon de las manos. El grado de autonomía que adquirieron fue demasiado grande y ya no los pueden controlar”. Las palabras de Felipe Muñoz ponen fecha a dicha tesis, estableciendo como hito fundacional el “bengalazo”, protagonizado por un sector de la barra de Universidad de Chile, en un partido contra Deportes Iquique a comienzos de año. “Ahí los políticos y dirigentes se dieron cuenta de que para combatir una S.A., lo que mejor funciona es suspender un partido, luego se suspende un estadio. No hay donde jugar y, por tanto, no hay negocio. Se abrió una puerta para apretarlos, y ellos quieren cerrar esa puerta”, agrega el barrista.
Más categórica aún es la lectura que realiza el Dr. René Orozco: “A las Sociedades Anónimas lo único que les interesa es vender todo el estadio abonado, tal como lo hace el Real (Madrid) y el Barcelona. Es un juego de los dueños del dinero, que son los mismos que lucran también con otros aspectos de la vida, como por ejemplo la educación”. El galeno también considera que es en este contexto que se ha “inflado” el tema de la violencia, provocado también en buena medida por los mismos dirigentes, a partir de entradas excesivamente caras.
DICTADURA DEL FÚTBOL
Una de las principales críticas que se ha planteado sobre “Estadio Seguro” es que prácticamente supone de entrada que todo hincha es un delincuente en potencia. Es una detención por sospecha masiva, ya que revisan a todas las personas que entran al recinto, no sólo a las barras. El programa crea una especie de dictadura al interior, donde los carabineros tienen poder absoluto. Santa Cruz reafirma esta idea señalando que “es un estado policial inconstitucional ¿A qué va a venir ‘la familia’ al estadio? ¿A sufrir estas vejaciones?”.
¿Enfrenta finalmente “Estadio Seguro” la violencia? A juicio del sociólogo “lo que hace realmente el programa es correr la violencia donde no se vea”. Y claramente eso se puede comprobar en situaciones como el hincha apuñalado de Unión Española, o la muerte de un colocolino a manos de simpatizantes de la U. de Chile. Todos estos sucesos ocurrieron fuera de recintos deportivos, alejados de la “exitosa” estadística del plan. En un sentido similar, René Orozco confirma esta idea afirmando que “la violencia no está en los estadios, está en la población, está en la calle.”
En definitiva, las voces entrevistadas parecen coincidir en un aspecto: el eje de la violencia no es el fútbol, es la sociedad. ¿Cómo se enfrenta esto? “La única forma es tratar a los hinchas como seres humanos” señala Orozco. Profundizando esta idea Santa Cruz agrega que “hay que revisar el exitismo como modelo de sociedad, tener otra manera de ver el espectáculo, donde no existen los partidos de vida o muerte”. Muchas son las aristas de este debate, una discusión cuya magnitud y complejidad supera al simple acto de desterrar por decreto, el colorido y el bullicio de los estadios.
 Fuente:  Revista Bello Público Junio 2012 www.bellopublico.cl