La propuesta de este espacio surge con la intención de informar sobre algunos de los acontecimientos socio-políticos que suceden en nuestro entorno y que tienen que ver con el ambiente futbolero y barrista del contexto LATINOAMERICANO. Este blog se caracteriza por mantener una visión crítica respecto a los aspectos mencionados anteriormente y ve la oportunidad de que, desde las barras latinoamericanas, se gesten ideas que permitan transformar las estructuras sociales que hoy en día generan tanta injusticia y desigualdad social. Su material es de libre difusión.

http://www.hinchasantifascistas.blogspot.com/

Medellín - Colombia



martes, 4 de noviembre de 2014

Madres, zorras, monjas y el fútbol

Por Vanessa Vargas Rojas.
Durante años, los hinchas de los principales equipos chilenos han utilizado epítetos femeninos para ofender a sus rivales en la cancha y fuera de ella. Así, la ofensa sistemática del género en la discusión futbolística se ha naturalizado.
Al momento de celebrar a su equipo, los hinchas de los clubes más populares del fútbol chileno rinden homenaje a un personaje, símbolo, color, zona del país o animal que siempre es identificado en lo masculino. Ejemplos sobran: El Cacique, El León, El Bulla, El eterno campeón, El capo de provincia, El decano del fútbol chileno y tantos más.
Sin embargo, a la hora de buscar apodos que intimiden y ridiculicen al equipo rival, los hinchas no se pierden y utilizan en masa el género femenino para despreciar la identidad del “enemigo” futbolístico. Cada uno de estos seudónimos se acompaña, por ende, de un artículo femenino que parece contener en sí mismo una forma de festinar con los adversarios.
“Las zorras” -en el caso de Colo Colo, aludiendo a las prostitutas-, “Las madres” –para los hinchas de la Universidad de Chile, en menosprecio hacia uno de los roles más típicos de la mujer-, “Las monjas” –haciendo mención a la identidad religiosa de Universidad Católica- y así una larga lista de apodos que se suman a la fijación de los seguidores del fútbol por convertir los nombres de jugadores del plantel rival al género femenino.
Cánticos, afiches, memes y la misma campaña comunicacional populista y machista de la prensa reproducen los mensajes de los hinchas en sus portadas, haciendo eco de conceptos como “paternidad”, “soy tu papá” y acepciones similares que se enfrentan intrínsecamente a lo femenino como sinónimo de triunfo, fuerza y hegemonía futbolística. Otra vez, fuera y dentro de la cancha.
Las ofensas hacia el género femenino se suman a la constante utilización del imaginario de la diversidad sexual, racial o de clase como signo de burla. Un arsenal de violencia lingüística que tiene su traducción concreta en los enfrentamientos futbolísticos de los equipos más masivos y las cifras –ya comunes- de heridos y muertos por riñas tras los partidos.
Ya no valen las excusas culturales
Para muchos hinchas del fútbol, la discusión sobre los temas de género no tiene sentido en medio de la agresiva competencia futbolística. Sin embargo, aunque los hombres continúan siendo mayoría entre los seguidores del deporte, las mujeres ya suman un 25 por ciento del total de los hinchas, según la última encuesta Adimark sobre el fútbol.
La presencia femenina en las hinchadas y los tiempos que corren, hoy obligan a los hombres –y especialmente a las mujeres que secundan estos discursos- a repensar el uso del lenguaje que adoptan para ofender al equipo rival. Sobre todo, entre los hinchas que en sus lienzos y cantos declaran ser “antifascistas” y comparten ideales libertarios y de izquierda, que suponen la emancipación de la mujer y el cuestionamiento hacia el orden patriarcal.
Hoy, querámoslo o no, el fútbol continúa siendo uno de los escenarios principales de la idiosincrasia machista que caracteriza a la sociedad chilena: con mujeres y madres vistas como sinónimo de debilidad y derrota, y el apodo “zorra” siendo utilizado para ofender desde una conservadora visión sexual, mientras que entre los hombres se utiliza para alabar sus conductas.sexismofutbolero
El asunto es: no son sólo palabras ni formas inofensivas de burlar al rival. Sus apodos y ofensas responden a visiones y prácticas vigentes del patriarcado e implican un ataque constante e innecesario hacia las mujeres en general y, en especial, hacia quienes son hinchas del fútbol y hoy asisten en masa a los estadios a alentar a sus respectivos equipos.
Cada nuevo enfrentamiento entre Universidad de Chile y Colo Colo o Universidad Católica, sobretodo, -aunque la tendencia se repita en otros equipos-, nos recuerda que aún es necesario avanzar en convertir la competencia futbolística en un espacio mucho más fraterno y deportivo, donde no sea común tener muertos y heridos como saldo final de los encuentros.
A su vez, parece necesario que el reciente proceso político de numerosos de los numerosos hinchas que hoy se organizan en contra de las Sociedades Anónimas y el fútbol negocio se traduzca también en un rechazo cada vez más rotundo hacia los hábitos cotidianos del machismo futbolístico.
Hace rato, las mujeres nos cansamos de ver a nuestras madres, hermanas, hijas, amigas y compañeras siendo utilizadas en piezas gráficas y en el lenguaje sexista de modo gratuito. Especialmente, aquellas que nos enorgullecemos de la calidad y resistencia de nuestro género para soportar los embates diarios de un sistema que no nos deja descansar ni al calor del enojo o la satisfacción de un partido de fútbol. Aquí, ya no valen las excusas culturales: ni madres perdedoras, ni padres ganadores. Los verdaderos hinchas del fútbol tiene por tarea superar las pobres herencias que hoy los mantienen repitiendo sin pensar discursos machistas, racistas, homofóbicos y, sobre todo, hegemónicos y funcionales a quienes agradecen la eterna división de los pueblos.

Tomado de: Futbolrebelde.org

jueves, 16 de octubre de 2014

Barricada Crema sobre la prensa


Recientemente ha estado circulando por las redes sociales (como rebote mediático de cierto sensacionalismo “periodista”) una supuesta página “crema” con un dibujo que hace alusión a un hecho lamentable relacionado con la muerte de un hincha de un equipo rival. Ante esto, cierta “prensa” se ha regodeado atacando y difamando a la “hinchada crema”, así en general, generando –una vez más- desinformación y bajeza. Pues por esta página (hasta la fecha de un total NN), se pretende insultar a nuestra gente, y eso no se puede permitir. 
Frente a esto, creemos que esta misma “prensa” no solo no contribuye en nada a conseguir erradicar la violencia sin sentido, sino que promueve y masifica esta misma violencia para el morbo de miles que animados por antipatías se despachan diciendo que todo hincha crema es un “delincuente, asesino, fumón, matón, vándalo, etc.”. Pero cuando la barra se organiza, cuando la hinchada reclama lo que es justo, cuando los hinchas empiezan a cambiarle el rostro a las cosas, cuando llenamos de fiesta, alegría y hermandad las tribunas, cuando denunciamos malos manejos internos, cuando nos quejamos del abuso policial, cuando marchamos y luchamos por nuestros derechos e intereses, cuando se promueve el arte y la cultura en música, murales, banderolas, etc., esta misma “prensa” calla en todos los idiomas.
No nos cansaremos de decir que los verdaderos hinchas cremas son gente de pueblo, que trabaja, que estudia, que busca formas honestas de progresar y sostener a sus familias, que labora toda la semana y junta sus monedas para ir al estadio y alentar al equipo, que está al tanto de las noticias relacionadas con el club, que se informa y discute sobre los problemas que nos atañen. Los hinchas cremas saben luchar por lo que creen justo y saben deslindar de lo que perjudica a nuestra imagen como club y como hinchada. Jamás dijimos ser mansas palomas (¡jamás!) pero tampoco idiotas sedientos de sangre como caricaturiza esta “prensa”.

jueves, 9 de octubre de 2014

Conversatorio sobre la criminalización hacia los hinchas en Chile



La Garra Blanca invita a un conversatorio sobre la criminalización hacia los hinchas.

Viernes 10 de octubre a las 18:00 en el auditorio de la CUT
Alameda 1346, metro moneda

Los De Abajo contra el fútbol de mercado


miércoles, 30 de julio de 2014

Barras de Fútbol: ¿Es hora de abrir el debate?

Por: Universidad Pública Resiste
Aclaración Previa: este texto no pretender ofrecer soluciones al problema, pues es demasiado amplio e involucra a muchos actores y factores como para poder afirmar que un solo sujeto puede pensárselo en su totalidad. Es un llamado a abrir la discusión y a revisar nuestros comportamientos dentro y fuera del estadio y en relación con otros hinchas y los actores que se mueven en torno al fútbol.
Preocupante es el hecho de que se intente quemar un bus, con 30 personas adentro, sin mayor motivo que la ubicación de un “enemigo” por una camiseta diferente. Más preocupante todavía es que se trate de justificar diciendo que se creía que el bus sea perteneciente a hinchas de un equipo, cuando en realidad eran hinchas de otro. Caso tal, no justifica el acto, así fuera del uno o el otro, y más cuando se evita a toda costa que las personas escapen del horno esperándolos afuera de él con machetes, navajas, piedras, como manifiesta el conductor del bus quemado.
Triste también, es que los afectados solo vean la solución como “cárcel”, cuando es claro que los centros de reclusión en el contexto colombiano no han funcionado para procesos de resocialización, pues no cuentan con las condiciones necesarias para llevar este tipo de procesos, para brindar acompañamiento psicológico, oportunidades de estudio, de trabajo, de discusión de las problemáticas de la sociedad, a la que finalmente se tendrían que reintegrar con la garantía de que no vuelvan a reincidir… Los temas carcelario y de la justicia son para tratar con detenimiento, para agarrarlos con pinzas, y más en una sociedad como la colombiana donde hay conflictos y disputas de todo tipo.
Cuando este tipo de cosas sucede, nadie pide pedagogía, nadie pide procesos de educación al interior de las barras de fútbol del país, nadie se pregunta en que estamos fallando, para que después de tantos encarcelados por el mismo motivo, se sigan presentando este tipo de situaciones. Es claro que se ha fallado en este punto, y que el problema se le ha salido de control a los líderes de las barras que han dicho promover el fútbol en paz. Si se siguen presentando estos actos reprochables, es porque ha faltado más, porque no se ha logrado llegar al grueso de los hinchas, y porque en la cárcel y la justicia de este país no se encuentra la solución.
Aquí lo que se ha visto, es que todos tratan de echarse el agua sucia y mirar quien tiene más muertos en su contra para poder justificar los actos injustificables. Recordamos a este, recordamos al otro, pero en la memoria de todos ellos, de quienes fueron nuestros compañeros alentando, viajando, gritando, llorando, cometemos las mismas barbaridades y no nos tiembla la voz para justificarlas. Nadie reconoce las muertes causadas por los hinchas de sus mismos equipos, y todos se tiran la pelota de la negación de un lado al otro.
Esto ha causado que entremos un círculo vicioso de violencia injustificada que ha terminado por alejar a la gente del estadio, a las familias, a los viejos que nos llevaron de la mano al estadio cuando apenas lográbamos sostenernos en pie y que nos enseñaron a amar a unos colores y no a asesinar al que tuviera un gusto diferente.
Y más allá de toda esta triste historia, ¿que justificación tiene la violencia en contra de alguien que tiene más en común de lo que creemos? En realidad, si nos diferencia el color de una camiseta, nos une que nuestros padres se tienen que partir el lomo todo el día para llevarnos algo de comer; que hemos sido criminalizados por ser jóvenes, hinchas, que sufrimos la persecución de la policía por tener una camiseta de un equipo de fútbol o por no querer prestarnos para la guerra; que nos han negado posibilidades de estudio, de trabajo; que sufrimos el control de los barrios por grupos ilegales que no permiten que pasemos tranquilamente de un lugar a otro, entre muchos otros factores que son cotidianidad del grueso de los miembros de las barras.
Hasta ahí los hinchas ¿Y el papel de la policía y del “comité de convivencia”? Pues su negligencia es evidente y descarada. No solo en los hechos del pasado lunes en los que el conductor relata que una patrulla desapareció ante la inminente quema del bus, sino que es un factor que se viene presentando hace algún tiempo y que denota su falta de interés en el tema. Después de abiertas las fronteras a hinchadas visitantes, no se ha garantizado en lo más mínimo el desplazamiento seguro de estas por las carreteras del departamento. El fin de semana pasado, no se evitó que se encontraran los hinchas del Cali con los del Medellín, y los hinchas de Nacional que venían también desde Cali y ya sabemos en que terminó la historia. Pero si nos vamos más atrás vemos que un hincha del Once Caldas fue asesinado a las afueras de Medellín (cuando aún no había terminado el partido y los hinchas de Nacional todavía se encontraban al interior del estadio), creando un ambiente confuso, y no brindando seguridad a los hinchas visitantes. Además de ello, para el último partido del todos contra todos del DIM en Armenia en 2012-2, que se desplazaron gran cantidad de buses, se presentaron graves inconvenientes al regreso de la caravana, donde hubo varios heridos, y los hinchas denuncian un bus quemado por parte del ESMAD, y hasta ahora nada de responsables.
Además, que tipo de sanciones son las que promulga el Comité… Sanciones que no van a la raíz del problema, que se quedan cortas ante la gravedad del problema, que pretenden censurar la fiesta como forma de castigo, pero que nunca se pregunta que causa las situaciones, como hacer pedagogía, como llevar a cabo proyectos de respeto y/o tolerancia, en los cuales realmente se vea un impacto.
Es hora de abrir entonces la discusión, de ir más allá de lo que se discute en los Comités, de ponerse serios con el tema y de darle la importancia que de verdad requiere, de abrir espacios amplios, públicos, donde no se maneje un doble discurso y donde se tenga la capacidad de establecer reglas claras de juego. Se hace urgente, que los actores involucrados discutan, con la madurez que la situación amerita y que se puedan llegar a unos mínimos de respeto, donde nos vayamos encontrando en el camino, para el día de mañana, no solo tener incidencia en la fiesta del fútbol, sino también en los factores que antes se mencionaban y que tocan a todos sin importar color de camiseta.

martes, 22 de julio de 2014

miércoles, 4 de junio de 2014

martes, 27 de mayo de 2014

Lo insólito del fútbol negocio: el caso del FRBS (Junior de Barranquilla)



Para nadie es un secreto que durante los último 30 años, el fútbol profesional colombiano ha logrado instalarse en las dinámicas hegemónicas del orden económico mundial, lo que en definitiva lo ha convertido en un apéndice mas del modelo mercantilista de la realidad. Desde este enfoque que ha tomado el fútbol asociado (gerenciado), es que se propone el término de "Fútbol Negocio" como un ámbito conceptual que busca hacer visible la continua pérdida de valores y referentes históricos asociados a este deporte (la pasión, la solidaridad, el cooperativismo, el arte...) y que termina por reducirlo al engranaje del ideal neoliberal, culpable principal de las condiciones indignas en que vive el pueblo trabajador. 


Respecto a esto, los grandes monopolios empresariales a nivel mundial han sabido aprovechar la oportunidad que les brinda "el deporte mas lindo del mundo" para instalar sus estrategias comerciales a través de patrocinio, créditos, compra y privatización de clubes. Anteriormente en otra publicación de este blog habíamos expuesto los alcances de estos asuntos y a su vez, se hablaba de algunas prácticas de resistencia gestadas desde diversas hinchadas populares. Sin embargo esta resistencia al fútbol moderno aún es tímida.

El el caso de Colombia, existe un inmenso monopolio empresarial que tiene tiene en su poder la liga de fútbol (a través del patrocinio de Postobon), parte de los derechos de televisión (a través de un canal privado como RCN) y la ficha de uno de los equipos mas tradicionales (Atl. Nacional), lo que ha llevado a numerosas críticas en torno al componente ético/competitivo que esto puede acarrear; según los argumentos se estaría favoreciendo al equipo que hace parte de este emporio comercial.  A partir de las posibilidades de información que brindan las redes sociales se ha intentado llevar a cabo una crítica coherente sobre este asunto con la finalidad de que trascienda. 


El caso insólito y vergonzoso lo demuestra la que se puede considerar la hinchada popular del Junior de Barranquilla, El llamado Frente Rojiblanco Sur, lo cual es fiel muestra de la poca apropiación de una conciencia crítica en el ámbito de barras organizadas en Colombia. En su afán por mostrar su inconformismo con el sistema que caracteriza a la liga de fútbol, han promovido dejar el consumo de los productos de la marca Postobón (según dicen, como un acto de protesta y de acción práctica contra el monopolio) y pasar a consumir los productos de la empresa que le compite comercialmente: nada mas y nada menos que la multinacional Coca Cola.



No es necesario entrar a plantear las estrategias monstruosas que ha empleado esta multinacional a lo largo de su historia, para caer en cuenta de lo insólito y contra-producente de este caso. Es imposible generar un verdadero cambio a partir de prácticas tan vacías de argumentación crítica y conciencia social que lo único que hacen es darle mayor protagonismo a eso que llamamos Fútbol Negocio.



miércoles, 21 de mayo de 2014

Mundial de Fútbol por la PAZ

Por: Fútbol Subverso Colombia


El Mundial de Fútbol por la Paz es una iniciativa que surge desde Fútbol Subverso para llevar a cabo con los sectores sociales populares, seguidores y practicantes del fútbol, que se oponen al Fútbol Negocio o que mínimamente tienen consciencia social y creen que a través de este juego se pueden llevar a cabo actividades de tipo político, por eso se la juegan por un Fútbol Socialista, que permitirá a la población encontrarse, compartir y reivindicar valores colectivos.
El juego del fútbol ha permitido la movilización de masas, debido a la relación directa con la identidad del sujeto, es por esto que muchas dictaduras lo han utilizado como medio para consolidar sus ideologías y procesos, de ahí la necesidad de subvertir los objetivos impuestos por el capitalismo y en si del fascismo.
El Mundial de Fútbol por la Paz tiene como principal objetivo expresar nuestro apoyo al proceso de Paz que se viene realizando entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP, y a aquellos que aún no han iniciado, caso del ELN, teniendo en cuenta que la Paz y la Justicia Social en Colombia será la que permitirá brindar a la población colombiana una vida digna, acontecimiento que también influirá en el buen vivir del resto de pueblos de América Latina y el Caribe.
Por todo lo anterior, se plantea el siguiente desarrollo:

- ¿Por qué será Mundial?

Será Mundial porque participaran diferentes pueblos solidarios y organizaciones que se encuentran alrededor del mundo, pensado desde el pueblo y para el pueblo. Por estas razones se diferencia del Mundial de Fútbol de la FIFA, el cual se lleva a cabo en un solo país y cuenta con el amaño de esta empresa con un Estado, que normalmente viene a ser artífice de la opresión de su pueblo, para satisfacer a la FIFA y generarle utilidades, además de implementar a la sombra del fútbol negocio, políticas sociales y económicas que afectan a la población de dicho país, por citar algunos ejemplos, las dictaduras militares en Argentina, Chile, España, Uruguay y sin ir tan lejos, el abuso generado actualmente en Brasil y Qatar. 

- ¿Qué es un picadito?

Es un juego de fútbol que se puede practicar en cualquier potrero, calle, cancha o lugar donde la gente se reúne a compartir, sin necesidad de una figura institucional, sino únicamente por el deseo de organizar y poner en práctica otras dinámicas sociales populares. 

- ¿En qué fecha se jugarían los picaditos?

El Mundial de Fútbol por la Paz realizará los picaditos entre el 12 de junio y el 13 de julio, lapso en el que se estará llevando a cabo el Mundial de Fútbol de la FIFA, en Brasil. Se aprovechará que durante este tiempo la sociedad estará a la expectativa sobre todo lo concerniente con el fútbol para expresar el apoyo a la Paz y la Justicia Social. El objetivo es que cada organización planee una fecha para llevar a cabo el picadito o los picaditos.
Recuerda... el #MundialDeFútbolPorLaPAZ será la suma de muchos picaditos y miles de voces pidiendo Justicia Social al rededor del mundo.
Igualmente solicitamos a las organizaciones o personas que harán parte de esta iniciativa, enviar una reseña de su organización, equipo amateur, etc., logo, consigna, ciudad o país, contacto, para que toda esta información, conjunto a las fotografías que nos envíen de los picaditos por la paz que lleven a cabo, salgan en una pieza gráfica conmemorativa del Mundial de Fútbol por la Paz,  y así poder visibilizar cada uno de los procesos populares que dan vida a esos sueños por los que luchamos día a día.






martes, 13 de mayo de 2014

Torneo de fútbol por la copa “no racismo no sexismo”


“La historia del fútbol es un triste viaje del placer al
deber. A medida que el deporte se ha hecho industria,
ha ido desterrando la belleza que nace de la alegría de
jugar porque sí.
En este mundo del fin de siglo, el fútbol profesional
condena lo que es inútil, y es inútil lo que no es renta-
ble. A nadie da de ganar esa locura que hace que el hom-
bre sea niño por un rato, jugando como juega el niño
con el globo y como juega el gato con el ovillo de lana:
bailarín que danza con una pelota leve como el globo
que se va al aire y el ovillo que rueda, jugando sin saber
que juega, sin motivo y sin reloj y sin juez”

Eduardo Galeano (futbol: a sol y sombra).

En esta parte de tierra que llamamos México los gobiernos desde hace más de una década han privatizado los espacios públicos, sembrando terror entre la gente, intimidando a la juventud para mantenerlos en sus casas ofreciendo como única alternativa encerrarse en sus televisores evitando que el pueblo vea la realidad de otras latitudes.

En el caso del fútbol las grandes empresas han convertido la pasión del pueblo en un negocio de unos cuantos, dejando a un lado el deporte y la pasión que el pueblo expresa mediante un partido.

Como "Orgullo Punk & Skin" retomamos la bandera del fútbol social rescatando la historia de lucha que desde hace años se ha gestado en las gradas de cientos de estadios.

En América Latina organizaciones sociales, obreras y estudiantiles han retomado el espacio en la grada para organizar desde pequeñas protestas hasta grandes movimientos sociales.

Actualmente se escuchan los cantos rebeldes de los hinchas en las calles; desde Turquía en las revueltas populares hasta Colombia en solidaridad con el paro agrario.

Desde la hinchada antifascista de la UNAM vemos el fútbol como una forma de convivencia y otra forma de entrelazar la solidaridad y amistad entre compañeros de lucha.

En el marco de la jornada antifascista por los 14 años del Orgullo Punk & Skin convocamos:

A las organizaciones o colectivos estudiantiles, campesinos, obreros, sociales o aquellos que se identifiquen con esta convocatoria a participar en el torneo amistoso por la copa "no racismo no sexismo " a celebrarse del 25 de mayo al 8 de junio

Categoría: mixto o femenil
El modo de juego será fut 7
Se jugarán 2 tiempos de 25 min
Los equipos se conformarán de 10 jugadores
No se permitirá el intercambio de jugadores entre equipos, ni meter jugadores que no sean parte del colectivo que representan (cachirules)

Es un torneo amistoso, no violencia, no árbitros

Por un Fútbol rebelde, combativo, solidario y popular .

"Orgullo Punk. & Skin"

¡¡¡Con nosotros los que quieran. contra nosotros, los que puedan!!!

Informes en https://www.facebook.com/OrgulloPunkSkinoficial

Cierre de inscripción 23 de mayo.

Cupo limitado.

miércoles, 30 de abril de 2014

Día Internacional del Proletariado en Medellín


El histórico contexto social y político de nuestro país se ha caracterizado por mantener vigentes las indignas condiciones laborales de la clase obrera, además de los sectores campesinos, étnicos y populares. Por tal motivo, este 1 de Mayo se convierte en un día de conciencia social, de protesta y de subversión a las políticas hegemónicas del gobierno nacional y el poder privado que pretende legitimar el nefasto modelo neoliberal. Parte de las hinchadas populares de Colombia han demostrado su solidaridad con este día, asunto que forma parte crucial de su proyección como sujetos y colectivos políticos. Esperamos que en este día se manifiesten, se viva con fraternidad y sea clave para empezar de una vez a desligar las ridículas asperezas latentes entre las hinchadas de la ciudad. También hay que tener en cuenta el compromiso con la concentración y no caer en provocaciones de la fuerzas represivas. A su vez evitar en lo posible actos de violencia surgidos del interior de la marcha que son producto del éxtasis del momento, de una idea anarquista mal concebida y que ponen en peligro la integridad de miles de personas. Hay que recordar que la violencia se debe justificar.

Según información de las principales centrales obreras de la ciudad, se ha previsto una marcha unificada que partirá a las 9 y 30 de la mañana desde el Parque Obrero, se desplazará hasta la Avenida Oriental, y de allí hasta San Juan para concluir con una concentración en el Parque de Las Luces. Además se acordó con la Secretaría de Gobierno del municipio que la Fuerza Pública estará distante de los marchantes para evitar que se presenten enfrentamientos.

Hinchas Críticos y Libertarios

La hinchada de Nueva Chicago y la "Marcha Peronista" en tiempos de dictadura militar.

En la Argentina es sabida la estrecha relación entre el barrio Mataderos, la hinchada de Nueva Chicago y el peronismo. En torno a esto, compartimos un artículo de Mariano Jorge, publicado en la revista Mundo Amateur donde se visualizan los vínculos  materializados en la relación aún presente entre el peronismo y la hinchada del "torito". También dejamos el relato de un hincha que vivió en carne propia la detención arbitraria de 49 hinchas, acciones recurrentes durante las dictadura militar y, por último, el trailer del documental "Al Trote" el cual describe el desafío de los hinchas de Nueva Chicago a la dictadura militar de aquel entonces.


Por: Mariano Jorge

Octubre es un mes Peronista

Como el peronismo era “figurita repetida” en las costumbres de los habitantes de Mataderos y la vuelta de Perón era inminente, un 28 de Julio de 1972 se lanzaba la campaña “Luche y Vuelve”, de la mano de la Juventud Peronista y del “Tío” Héctor J. Cámpora en la cancha de Chicago, para traer definitivamente al conductor del movimiento nacional justicialista.

En ese entonces el presidente de la institución era el dirigente de la UOM y padre de Fernando, Paulino Niembro. Era una noche fresca, con un estadio colmado con 18.000 personas al grito de “Acá están, estos son, los fusiles de Perón” y “La Patria Socialista es la Patria Peronista”.

Por el escenario desfilaron, entre otros, dirigentes como Rodolfo Galimberti, Norma Kennedy y Rodolfo Ortega Peña.

El 17 es el día de la lealtad y el sábado 24 de octubre de 1981, pasaría al recuerdo de los fanáticos de Chicago por ser el primer equipo de la Argentina que su gente cantó “La Marcha Peronista” durante la última dictadura militar. El “torito” le ganaba de local 3-0 a Defensores de Belgrano y se encaminaba hacía al ascenso a la primera categoría del fútbol argentino.

A pesar de que gobernaba el presidente de facto Viola y el régimen estaba en plena decadencia, la policía no pudo soportar la libre expresión del público cuando los hinchas entonaron el “himno justicialista” y fue así que detuvieron a 49 simpatizantes.

Como no alcanzaban los patrulleros para trasladar tanta gente, algunos fueron trotando con las manos pegadas a la nuca hasta llegar a la comisaría 42 mientras los vecinos de “Los Perales” apedreaban al personal policial.

Al partido siguiente, Chicago enfrentó a Atlanta de visitante y le ganó 2-1. En esa ocasión, la hinchada amago a cantar las celebres estrofas pero terminaron cantando: “arroz con leche me quiero…” y posteriormente, al finalizar el encuentro, algunos simpatizantes se acercaron a la comisaría donde estaban los presos y realizaron el mismo chiste.

Por lo tanto, el mítico barrio de Mataderos es objeto de estudio imprescindible para entender la riqueza cultural de nuestras raíces sociales y para legimitimar, una vez más, 3 elementos centrales y constitutivos del “ser argentino”: pasión, deporte y peronismo...


Por: Carlos Moreno (uno de los hinchas detenidos aquel día quien cuenta lo siguiente en un portal  de hinchas de Chicago)

 "Había tres hinchadas peronitas, las de Boca, Chacarita y Chicago. Lo colorido fue que se los llevaron trotando hasta la comisaría a ancianos, mujeres y pibes. La gente de Los Perales reaccionó tirando piedras a los de la Montada, que llevaban a la gente como ganado. En ese tiempo vos peleabas con la mano o, a lo sumo, tirando alguna piedra. Chicago era hostigado por la Federal. Ibas a la cancha y una cuadra antes te detenían sin motivos. Los hinchas no eran nenitos de pecho, aunque comparados con los de hoy eran carmelitas descalzas. Siempre fue una hinchada muy peronista, aunque en Mataderos también había radicales y comunistas. El barrio fue un lugar de resistencia y lucha de toda la vida, desde la toma del Frigorífico Lisandro de la Torre cuando dejaron 8.000 trabajadores en la calle. Por eso la dictadura devastó Mataderos, nos sacaron los cines y cerraron el Hospital Salaberry y con eso le quitaron vida al barrio." 

Documental: ¡Al Trote!




martes, 29 de abril de 2014

A Esteban, desde la tribuna

Extracto del homenaje hecho por el Colectivo Bolivariano Cristiano Lucarelli, a Esteban, guerrillero de las FARC muerto en combates con el Ejercito de Colombia. Las siguientes letras demuestran la compleja realidad del conflicto armado colombiano, que va mas allá de la "verdad" oficial, pues influye en la totalidad de la sociedad. También en nuestro contexto barrista y futbolero.

(...) Hinchamos, obviamente, por equipos distintos y en tribunas distintas, pero los azares de la vida nos pusieron del mismo lado en la lucha de clases.
Esteban, guerrillero, comunista, se forjó al calor de aquella generación de adolescentes que hacia 1997 buscamos romper con los cánones de la tradicional afición futbolera colombiana y llevamos hasta las últimas consecuencias –para bien y para mal- lo que habían empezado aquellos de la generación del 91: los primeros saltarines y los pioneros del humo tribunero. Eran los tiempos de los primeros viajes para ver al club fuera de casa, de las primeras peleas y de la difusión de los casetes de Los de Abajo, Garra Blanca y La 12. Fuimos, de alguna manera, gotas dentro de una misma marejada de jóvenes descontentos dispuestos a todo.
Quizá, en algún momento del 98 o el 99 me cruzara con Esteban en alguna calle circundante a una cancha, los ánimos arriba, el sentido tribal del barrista a flor de piel. Hoy, infelizmente, no puedo hablar con él de esto, rememorar aquella época en que nos sentíamos pariendo una nueva forma de vida, una rebelión tribunera.
Los tiempos pasaron. Una gran cantidad de antiguos amigos convirtió la tribuna en su negocio mafioso y en su forma de vida. Otros, mutaron en amigos de la policía. Por caminos heterogéneos, pero convergentes, otros pocos barristas pasamos del para-avalanchas a la lucha social, del papel picado al esténcil y el explosivo artesanal. Y allí, tejiendo revolución, estaba Esteban, a quién la represión lo llevó a asumir consecuentemente la lucha armada, teniendo entonces que cubrir su querida camiseta futbolera con el camuflado de los guerrilleros de las FARC-EP.
Sé que no seré el único que en unos cuantos domingos estaré viendo a mi equipo salir a la cancha. Y sé que no seré el único que en ese momento mágico que solo el hincha conoce, pensaré en Esteban y sabré que, a pesar de que nuestros colores son distintos, alentamos al mismo pueblo y vestimos la misma camiseta (...)

Los tentaculos del Fútbol Negocio: las "Hinchadas Negocio"

Actualmente es evidente la influencia de la concepción neoliberal de la cotidianidad occidental en el deporte mas querido del mundo; equipos de fútbol, jugadores, entradas, patrocinios, televisión, todo manejado por intereses capitalistas que han terminado por agregar el apellido "Negocio" al nombre Fútbol. 


Sin embargo, dentro de esta dinámica ha habido un sector que en cierta medida ha llevado a cabo prácticas de resistencia que chocan con los esquemas propuestos por su mercantilización, por el hecho de que representan la identidad de aquellas clases populares, que muchas veces intuitivamente, son conscientes de su indigna insubordinación. Hablo aquí de las hinchadas populares. 

Lamentablemente los alcances del Fútbol Negocio también las ha permeado, transformando su pasión y obstaculizando su capacidad de apropiación socio-política. 

En Colombia, por ejemplo, el surgimiento de hinchadas populares organizadas, aunque es reciente, ha tenido un crecimiento considerable, lo que ha propiciado su influencia en diversos aspectos de nuestra realidad; machismo, drogas, mafia, violencia y algunas veces - aunque pocas - actitud contestataria al status quo. Sobre estos últimos, se argumenta el proyecto de exclusión que han tratado de implementar las administraciones oficiales y privadas a través de políticas represivas y segregacionistas, aumentando incluso el valor de entrada hasta en un 150%, fieles a los ideales dicotómicos del capitalismo. 

De este modo, las hinchadas de fútbol han logrado convertirse en estructuras sociales complejas que trascienden el solo hecho de alentar y crear identidad con un equipo de fútbol y una región cultural. Se recrean sistemas jerárquicos y económicos que crean relaciones de poder, donde sus "líderes" capitalizan los recursos e imparten directrices, mientras la masa funciona como medio de choque. Así, la estrategia del Fútbol Negocio logra expandir sus tentáculos creando las Hinchadas Negocio, las cuales relegan el proyecto social y político, pues es mas importante la competencia económica. Se cobran altas tarifas de reserva de boletas, viajes y permisos para tener trapos, se hacen alianzas con los directivos de los equipos que hoy son abiertamente empresarios en Sociedades Anónimas, de los patrocinadores que funcionan como multinacionales, hacen uso de la popularidad de la hinchada para implementar estrategias de mercado neoliberal, como el caso de Los Del Sur en el último partido de Copa Libertadores con Mineiro, donde desplegaron una gran bandera en alusión a su relación comercial con la multinacional estadounidense Nike.

El protagonismo de las hinchadas populares de Colombia puede lograr una conciencia social y política de nuestra realidad que permita la concepción de ideas alternativas en su organización. Esto se logra de diversas formas, pero una de estas es no permitiendo que nos pongan el nefasto apellido Negocio.

miércoles, 23 de abril de 2014

Cuando el "Pascual Guerrero" fue testigo del nacimiento del grupo "Muerte A Secuestradores"

Por: Armando Neira 
Diciembre 2 de 1981 
El comienzo del horror
Como reacción contra el secuestro por parte de la guerrilla, el narcotráfico se armó para defenderse y dio origen al paramilitarismo.
(...) Una brisa fresca soplaba en Cali en la noche del miércoles 2 de diciembre de 1981. En las tribunas del estadio Pascual Guerrero los hinchas entonaban cánticos y alistaban las serpentinas y el papel picado para lanzarlas a la salida de los jugadores de Nacional y América. Una avioneta, que volaba a muy baja altura, se les adelantó. Desde su interior arrojaron una lluvia de papelitos que cayó sobre el público y cubrió el césped. Venían con una carta dirigida "a los secuestradores comunes y a los secuestradores subversivos" y en la que se les anunciaba el inicio de su búsqueda para "su ejecución". La esquela estaba firmada con una sigla hasta entonces desconocida: 'MAS, Muerte a Secuestradores' (...)

lunes, 21 de abril de 2014

Gabriel García Márquez y el fútbol en su texto "El Juramento"

Por: Aporelmundial.com
Dicho artículo lo escribió en junio de 1950, en el cual describe un duelo entre Junior de Barranquilla y Millonarios de Bogotá, recurriendo a la analogía y al imaginario “hubiera”. Con motivo del Mundial y el reciente fallecimiento del escritor, compartimos aquí dicho texto.

Y hablando de fútbol, con motivo del Mundial y sobre todo con la reciente muerte del escritor colombiano, Gabriel García Márquez, sucedida el pasado jueves 17 de abril en la Ciudad de México, la afición debe saber que esta personalidad también era aficionado a este deporte, sobre el cual llegó a escribir algo.
Se trata de un texto que escribió en junio de 1950, titulado “El Juramento”, y que se incluye en una de sus obras periodísticas conocida como “Textos Costeños” (1948-1952).
En dicho texto, el gran Gabo describe “el duelo entre Junior de Barranquilla y Millonarios de Bogotá”, recurriendo a la analogía e imaginando el “hubiera”, y en el que además relató lo que para él significó “convertirse en un hincha por un día”.
Compartimos aquí el texto a los aficionados al fútbol, sobre todo en momentos de efervecencia por el Mundial:
El Juramento 
Y entonces resolví asistir al estadio. Como era un encuentro más sonado que todos los anteriores, tuve que irme temprano. Confieso que nunca en mi vida he llegado tan temprano a ninguna parte y que de ninguna tampoco he salido tan agotado. Alfonso y Germán no tomaron nunca la iniciativa de convertirme a esa religión dominical del fútbol, con todo y que ellos debieron sospechar que alguna vez me iba a convertir en ese energúmeno, limpio de cualquier barniz que pueda ser considerado como el último rastro de civilización, que fui ayer en las graderías del municipal.
El primer instante de lucidez en que caí en la cuenta de que estaba convertido en un hincha intempestivo, fue cuando advertí que durante toda mi vida había tenido algo de que muchas veces me había ufanado y que ayer me estorbaba de una manera inaceptable: el sentido del ridículo. Ahora me explico por qué esos caballeros habitualmente tan almidonados, se sienten como un calamar en su tinta cuando se colocan, con todas las de la ley, su gorrita a varios colores.
Es que con ese solo gesto, quedan automáticamente convertidos en otras personas, como si la gorrita no fuera sino el uniforme de una nueva personalidad. No sé si mi matrícula de hincha esté todavía demasiado fresca para permitirme ciertas observaciones personales acerca del partido de ayer, pero como ya hemos quedado de acuerdo en que una de las condiciones esenciales del hinchaje es la pérdida absoluta y aceptada del sentido del ridículo, voy a decir lo que vi –o lo que creí ver ayer tarde– para darme el lujo de empezar bien temprano a meter esas patas deportivas que bien guardadas me tenía. En primer término, me pareció que el Junior dominó a Millonarios desde el primer momento. Si la línea blanca que divide la cancha en dos mitades significa algo, mi afirmación anterior es cierta, puesto que muy pocas veces pudo estar la bola, en el primer tiempo, dentro de la mitad correspondiente a la portería del Junior. (¿Qué tal va mi debut como comentarista de fútbol?).
“No creo haber perdido nada con este irrevocable ingreso que hoy hago –públicamente– a la santa hermandad de los hinchas”
Por otra parte, si los jugadores del Junior no hubieran sido ciertamente jugadores sino escritores, me parece que el maestro Heleno habría sido un extraordinario autor de novelas policíacas. Su sentido del cálculo, sus reposados movimientos de investigador y finalmente sus desenlaces rápidos y sorpresivos le otorgan suficientes méritos para ser el creador de un nuevo detective para la novelística de policía. Haroldo, por su parte, habría sido una especie de Marcelino Menéndez y Pelayo, con esa facilidad que tiene el brasileño para estar en todas partes a la vez y en todas ellas trabajando, atendiendo simultáneamente a once señores, como si de lo que se tratara no fuera de colocar un gol sino de escribir todos los mamotretos que don Marcelino escribiera. Berascochea habría sido, ni más ni menos, un autor fecundo, pero así hubiera escrito setecientos tomos, todos ellos habrían sido acerca de la importancia de las cabezas de alfiler. Y qué gran crítico de artes habría sido Dos Santos –que ayer se portó como cuatro– cortándole el paso a todos los escribidorcillos que pretendieran llegar, así fuera con los mayores esfuerzos, a la portería de la inmortalidad. De Latour habría escrito versos. Inspirados poemas de largometraje, cosa que no podría decirse de Ary. Porque de Ary no puede decirse nada, ya que sus compañeros del Junior no le dieron oportunidad de demostrar al menos sus más modestas condiciones literarias.
Y esto por no entrar con los Millonarios, cuyo gran Di Stéfano, si de algo sabe, es de retórica.
No creo haber perdido nada con este irrevocable ingreso que hoy hago –públicamente– a la santa hermandad de los hinchas. Lo único que deseo, ahora, es convertir a alguien. Y creo que va a ser a mi distinguido amigo, el doctor Adalberto Reyes, a quien voy a convidar a las graderías del Municipal en el primer partido de la segunda vuelta, con el propósito de que no siga siendo –desde el punto de vista deportivo– la oveja descarriada.

martes, 1 de abril de 2014