La propuesta de este espacio surge con la intención de informar sobre algunos de los acontecimientos socio-políticos que suceden en nuestro entorno y que tienen que ver con el ambiente futbolero y barrista del contexto LATINOAMERICANO. Este blog se caracteriza por mantener una visión crítica respecto a los aspectos mencionados anteriormente y ve la oportunidad de que, desde las barras latinoamericanas, se gesten ideas que permitan transformar las estructuras sociales que hoy en día generan tanta injusticia y desigualdad social. Su material es de libre difusión.

http://www.hinchasantifascistas.blogspot.com/

Medellín - Colombia



jueves, 27 de septiembre de 2012

Construcción de un Barrismo Popular


Cabildo Nacional de Juventudes
24, 25 y 26 de Agosto
Cartagena de Indias

Hinchas Por Manizales


Hinchas por Manizales es una estrategia diseñada y ejecutada por integrantes de la barra Holocausto Norte que alienta al Once Caldas de Manizales. Su principal filosofía es el trabajo en grupo y el apoyo constante entre la comunidad para desarrollar proyectos productivos, educativos y lúdicos en todo los barrios de la ciudad.
Hinchas por Manizales es una estrategia social para reducir los comportamientos violentos y el consumo de sustancias adictivas en los jóvenes pertenecientes a la barra de fútbol Holocausto Norte
Propuesta
El plan de acción del programa Hinchas por Manizales para el 2012 desarrollará diferentes módulos diseñados con los lineamientos del plan de desarrollo de la actual alcaldía del municipio. Temas sensibles como la educación, la cultura, la seguridad, los derechos humanos, el medio ambiente e innovación son vitales para el desarrollo individual y colectivo de los jóvenes de la barra de fútbol Holocausto Norte.

El fin es contribuir en el sector defensa y seguridad, en lo referente a prevención, reducción de sustancias psicoactivas, prevención del delito, protección y restitución de derechos en niños, niñas y jóvenes, y en el fomento de procesos de convivencia ciudadana. Todos enmarcados dentro del Plan de Desarrollo de la ciudad de Manizales.

Prospectiva 2012

Objetivo

Planear, programar, coordinar y ejecutar actividades de carácter integrador que permitan el aprovechamiento del tiempo libre y la proyección social de los jóvenes, pertenecientes a la barra Holocausto Norte, contribuyendo directamente con el desarrollo social de Manizales.

Objetivos específicos

• Realizar jornadas de capacitación para los jóvenes de la barra Holocausto Norte, fomentando el crecimiento personal, el desarrollo intelectual y la formación empresarial para crear un hincha integral.
• Promover las actividades lúdicas, deportivas, recreativas, ambientales, solidarias y culturales en el interior de la barra, con el fin de fortalecer el trabajo en grupo y la optimización del tiempo libre.
• Consolidar las alianzas con organizaciones públicas y privadas para el intercambio de experiencias y trasmisión de metodologías.
• Capacitar al grupo logístico del programa Hinchas por Manizales para que acompañe diversos eventos en la ciudad.
• Construir la definición del `barrismo social’ desde los pilares fundamentales que dicta los Estatutos del Aficionado a través con distintos estamentos educativos y sociales de la ciudad.
• Realizar piezas informativas y educativas para difundir las actividades y proyectos del programa Hinchas por Manizales.
• Consolidar la escuela artística y musical para fortalecer la imaginación y la creatividad de los jóvenes de la barra.



Justificación

Hoy el fútbol es un espacio de encuentro para muchos jóvenes de Manizales que ven en este deporte una forma de agruparse, organizarse como movimiento social y construir una identidad colectiva para transformar la ciudad. Estudios realizados a las barras demuestran que la pasión por el fútbol, deporte que mueve multitudes en todo el mundo, desbordan los límites de la seguridad en los estadios produciendo violencia que actualmente deja muertos en estadios, calles y carreteras del país.

Los sentidos sociales de estos grupos mutan en acciones compartidas y adquiridas por el colectivo, ese pensamiento hace que para muchos el fútbol, sea considerado una parte importante de su vida. Algunos lo toman como un estilo de vida, otros ven una oportunidad de negocio y para los fanáticos, hinchas con pensamiento radical, se convierte en la única razón para vivir.

La sociedad observa desde lejos el fenómeno barrista y estigmatiza a todo un grupo por vestir una prenda de un equipo, pero no hace el esfuerzo para comprender el origen de la violencia y las posibles soluciones. Ese imaginario social hay que romperlo para tener una sociedad más abierta y civilizada en todos los campos del conocimiento.
Actualmente el fútbol genera violencia en todos los países que poseen ligas competitivas en el mundo. El manejo de estos grupos se ha limitado a imponer leyes que castigan los comportamientos. En Colombia actualmente la Ley 1270 de 2009, la Ley 1445 y 1453 de 2011 comienzan a fijar reglas claras de comportamiento, y exigen nuevas estrategias para el trabajo social con las barras.
Por tal motivo y después de analizar todos los fenómenos y circunstancias que se mueven detrás de un espectáculo deportivo, además considerando la situación de un país como el nuestro, en el cual los espacios para la recreación y el sano esparcimiento de los individuos son limitados, se puede relacionar el fútbol como una actividad que contribuye de manera directa con el esparcimiento, el encuentro, la lúdica y la recreación de cada uno de los ciudadanos, convirtiéndose en un instrumento potenciador de las competencias sociales y culturales de un gran segmento de la población.
Holocausto Norte es un movimiento social que involucra jóvenes de distintos estratos socio-económicos, diversos niveles de escolaridad y estilos de vida que tiene como fin apoyar una institución deportiva. Es una organización que se piensa más allá de las tribunas y se preocupa por la situación que aqueja a las sociedades modernas. La visión de los líderes consiste en ser una barra inteligente que aporte al desarrollo de la ciudad que habita.
Las primeras fases del programa Hinchas por Manizales, logró la creación de la Fundación Voces de Aliento, organización sin ánimo de lucro conformada por miembros de la barra. La cual busca la proyección social de los barristas por medio de la integración con diferentes estamentos de la ciudad.

Por consiguiente la estrategia organizacional que promueve Hinchas por Manizales tiene como proyección en el 2012 fortalecerse para alcanzar un mayor impacto en el grupo de jóvenes que pertenecen a la barra. Además es hoy ejemplo en la convivencia y resolución de conflictos de manera pacífica en Colombia.


Antecedentes

En Colombia el fenómeno empezó en la década del 90 a partir de la rivalidad entre hinchas de clubes de Bogotá, Medellín y Cali, extendiéndose luego a otros lugares del país. A partir de este momento, comienza a reemplazarse el tradicional modo pasivo de asistir a fútbol, por uno activo y protagonista del espectáculo. Dicho fenómeno trasciende los márgenes de los recintos deportivos, empezando a configurarse como tribus urbanas que marcan el territorio por medio de diferentes símbolos.

En el caso particular de Manizales, este fenómeno empieza a posicionarse a finales del año 1998, cuando un grupo de jóvenes de la ciudad plantearon la idea de tener una barra fuerte, fiel y que apoyara incondicionalmente al Once Caldas, durante los partidos que este disputara en los torneos locales e internacionales. El grupo inicial de trabajo, fue de aproximadamente 20 personas, pero en su primera aparición en la tribuna norte del estadio Palogrande, el día 23 de Febrero de 1999, este grupo era de cerca de 50 integrantes.

Desde ese momento el Holocausto Norte ha estado presente en todos los encuentros que como local ha disputado el Once Caldas, además de desplazarse por diferentes zonas del país, e incluso sobrepasar fronteras con el único objetivo de alentar un equipo de fútbol, convirtiéndose directamente en un mecanismo de proyección de la cultura manizaleña.
Fue tal el crecimiento de la barra y la importancia que empezó a tener en el entorno local, que a mediados del año 2003 la Alcaldía Municipal, por medio de la Secretaria de Gobierno y en colaboración directa con integrantes de la barra, plantearon la necesidad de crear un programa de fortalecimiento de las capacidades de los jóvenes pertenecientes a la barra, con el fin de disminuir los hechos conflictivos que se presentaban en la ciudad a raíz de la presencia de este grupo, y los constantes enfrentamientos con los seguidores de otros equipos.
Surge el programa Hinchas por la Paz presentando excelentes resultados en el trabajo social y la proyección de varios participantes entre los años 2003 y 2004. Con el objetivo de retomar la estrategia, la Secretaría de Gobierno Municipal inicia en 2006 actividades de formación y proyección de los jóvenes pertenecientes a la barra Holocausto Norte con el proyecto Hinchas por Manizales, el cual trabaja en el fortalecimiento de las capacidades lúdicas, deportivas, culturales y sociales de estos jóvenes. El fin es fortalecer el barrismo social, la consolidación de ciudadanos íntegros y el compromiso con el desarrollo de la ciudad.Fuente: 

http://www.vocesdealiento.org/

miércoles, 19 de septiembre de 2012

La Banda De Oriental - Deportes Quindío

Integrantes de LBDO, hinchas del Deportes Qundío de Colombia, pensando en un Barrismo Social.

jueves, 13 de septiembre de 2012

39 años después: Un análisis sobre el fútbol como temática de estudio en las Ciencias Sociales

El golpe de estado y posterior Dictadura que afectó a Chile durante 17 años marcó profundamente a nuestra pasión, el fútbol.

Pocas investigaciones abordan directamente lo sucedido durante esa época con el balompie, pero son muchos quienes comentan sobre supuestos sucedidos en el periodo sin más fundamento que el comentario.

Textos como Goles y Autogoles de Daniel Matamala, “Crónica de un encuentro: Fútbol y Cultura Popular” del gran Eduardo Santa Cruz o A Discreción de Carlos González L. y Braian Quezada, nos han acercado de mejor manera a lo sucedido en el periodo y como, durante la Dictadura, el fútbol fue considerado más que los 22 imbéciles corriendo tras una esfera.

Siempre es bueno observar desde diversos focos la realidad de un periodo, y particularmente uno como este.

El desarrollo de la identidad nacional en Chile fue tarea de los historiadores, así como en México de los antropólogos. Pero en el caso del fútbol, el desarrollo de su historia en el país, como temática de estudio, ha sido abordado principalmente por el periodismo (Con Edgardo Marín como estandarte), síntoma inequívoco de la valoración académica que posee este deporte.

La realidad nos indica que, si bien el periodo ha sido abordado ampliamente desde las disciplinas sociales en diversos ámbitos, el del fútbol destaca por su casi nulo desarrollo. Desde las escuelas de pensamiento y los círculos académicos, el balompie siempre ha sido observado con recelo, desechado e invalidado sistemáticamente -Al parecer muchos de estos intelectuales fueron “lerdos” con los pies cuando pequeños y sufrieron de la burla constante de sus amigos, situación que les infundó un odio enconado con la pelota-,

Discutir la validez del fútbol como elemento de análisis sociológico, Histórico, pedagógico, económico, cultural y hasta político parece a esta altura del partido, una pérdida de tiempo.

Elemento fundante de la identidad sudamericana durante el siglo XX, cultural y socialmente transversal. El fútbol ha sido piedra en el zapato, herramienta efectiva para el control de masas, catapulta de campañas políticas, instrumento de imagen para regímenes autoritarios y hasta política de estado. Pero también el fútbol  ha servido a la gente para demostrar su alegría, descontento y diversos sentimientos. Como ‘Hecho social total’ el fútbol es abordado analíticamente, identificando cada uno de sus componentes (Espectáculo, Actividad física, social, económica, etc.) y se caracteriza por brindar, en cada una de sus aristas, realidades eminentemente empíricas.

La trivialización del fútbol desde el mundo académico ha creado un prejuicio difícil de sobrellevar para quienes deciden abordarlo desde la academia. Siempre está el “que dirán” y el desprecio desde la intelectualidad para con el fútbol como temática valida de investigación. Este complejo ya inserto en el ADN del espacio académico, se contrapone al cómo se valoran temáticas que a la luz de la realidad social, son mucho menos reales y trasnversales, principalmente las expresiones que son catalogadas dentro de la alta cultura, como el teatro, la música docta y la pintura por ejemplo (No la pintura popular ni el arte callejero, los cuales tampoco constituyen temáticas valoradas).

Como elemento de ascenso social vertiginoso, constantemente gran parte de la sociedad critica, descalifica e invalida a quienes, tocados por la varita del talento, han sobrellevado desde la nobel niñez el peso de ser futbolista. La valoración social que se le da a quienes ejercen de manera profesional el deporte contrasta claramente con la admiración y envidia que provocan en la gran mayoría.

En un mundo actual, marcado por la individualidad, el consumo y la ostentación (herederos directos de lo sucedido 39 años atrás) el futbolista se eleva como estandarte del modelo. Si no eres bueno con la pelota, estás obligado a estudiar y trabajar. Pero Quién repara en la felicidad que se siente al entrar al gramado y hacer lo que amas? Nadie se detiene algún momento a pensar que ellos hacen lo que siempre han querido, y en realidad todos hemos querido, simplemente jugar al fútbol.

Para quienes no tenemos el don y las articulaciones se mueven más lento que lo necesario, está la galería. Elemento fundante de la identidad latinoamericana en conjunto con el potrero (Cancha pública, calle, pasaje, plaza, parque, campo o sitio baldío, todos al final son potreros) la galería, la popular, es el espacio donde se conjugan elementos propios de diversas identidades, las cuales producen a su vez 3 identidades generales; El Barra, el hincha y el espectador.

La validez que el balompie posee y sus ricas y diversas características, lo hacen una temática digna de ser abordada, pero a su vez reflejan el pobre nivel de realidad que afecta a la academia, lo cual se traduce en una cada vez más constante desvaloración por parte de la sociedad civil. Lo bueno de esto es que en la actualidad se han abierto cada vez mayores espacios para el desarrollo intelectual para con el fútbol y textos, como los nombrados arriba, son fiel reflejo de ello.

La tarea para los nuevos humanistas es diversificar la temática, ampliar el foco y abrazar, sin prejuicios ni tapujos al fútbol como elemento de análisis válido e importante de abordar. Tanto por sus diversas aristas como también por su cercanía con la realidad.

Quién de ustedes, aunque sea una vez en la vida no ha pateado un balón, puteado a un infractor o aplaudido al talentoso?
Fuente:

sábado, 8 de septiembre de 2012