La propuesta de este espacio surge con la intención de informar sobre algunos de los acontecimientos socio-políticos que suceden en nuestro entorno y que tienen que ver con el ambiente futbolero y barrista del contexto LATINOAMERICANO. Este blog se caracteriza por mantener una visión crítica respecto a los aspectos mencionados anteriormente y ve la oportunidad de que, desde las barras latinoamericanas, se gesten ideas que permitan transformar las estructuras sociales que hoy en día generan tanta injusticia y desigualdad social. Su material es de libre difusión.

http://www.hinchasantifascistas.blogspot.com/

Medellín - Colombia



viernes, 16 de diciembre de 2011

Ultras Resistencia Coral

Para terminar el año hoy traemos la reseña de una hinchada Crítica y Libertaria Brasilera. Hasta el otro año!.

En tiempos de crisis, guerras y revoluciones, el capitalismo da rienda suelta a los golpes más constantes contra la clase obrera. Para responder a estos ataques hay que levantar trincheras y banderas de resistencia.
Muchos dicen que el deporte, especialmente el fútbol, es un campo privilegiado de la lucha de clases. Pero entendemos que la burguesía como clase dominante se apropia de las producciones de la humanidad - como el deporte, la ciencia y el arte - para extraer beneficios. En consecuencia, el deporte se convierte en un medio de continuar la convicción política. Creemos que es posible sintetizar la lucha de clases y el deporte, especialmente el fútbol, en un sentido de clase.

Los ULTRAS RESISTENCIA CORAL nacieron de la relación de la lucha de la clase obrera con su pasión por el fútbol, precisamente por el CLUB ATLETICO DE FERROCARRILES, un club genuinamente de la clase trabajadora. Este club surgió al terminar una jornada laboral donde los trabajadores ferroviarios se reunieron para jugar después de un duro día. Desde entonces nuestra clase tiene ahora razones para sentir orgullo en el fútbol, en sus vínculos, objetivos y jugadas inolvidables. Sin embargo, esto fue seguido por las derrotas en el campo y en la lucha de clases. Depreciado por los opositores, por los escritores de fútbol de los medios de comunicación burgueses que, implícitamente, trataron de destruir la conciencia de clase "forjada en el combate cuerpo a cuerpo”. El "Shark Bar" cerró sus puertas, perdiendo su estructura en el barrio la clase obrera de la Barra do Ceará. Sin embargo, sus partidarios hicieron el sacrificio para mantener la compatibilidad integrada en nuestra sede, la Villa Olímpica Elzira Cabral. Las barras de la línea ferroviaria, que literalmente tienen la estructura de hormigón, y los trabajadores de puños fuertes mantienen la bandera levantada del Coral, bandera que nunca se derrumbará.
El ultra de la RESISTENCIA CORAL no ve a los aficionados de otros equipos como enemigos potenciales, ya que la composición social de los aficionados en Brasil es principalmente trabajadora. Nuestros verdaderos enemigos son los sombreros de copa capitalistas burgueses, que se aprovechan del trabajador en sus empresas y en nuestros clubes. El alza en el precio de los boletos, hace imposible para nosotros ver a nuestros equipos de corazón, lo que limita nuestro derecho al ocio. También es cierto que la mayoría de los playboys porristas estaban controlados por los hijos de los burgueses, que, desde sus intereses "dividen la pasión," transforman la banda y sin identidad, fomentan la violencia entre la juventud proletaria, que a menudo viven en el mismo barrio, asisten a la misma escuela, asisten a la mismo medio social. Queremos la paz entre nosotros, proletarios y proletarias, la guerra contra la burguesía, incluyendo el uso de la violencia revolucionaria.
Sin concesiones combatimos la homofobia, porque creemos que cada uno tiene derecho a seguir su orientación sexual. Animamos a este segmento de los oprimidos a organizarse en nuestra barra, con todo el espacio disponible para el debate y sin ninguna restricción.

Mantenemos una implacable lucha contra el racismo dentro y fuera de las gradas. El sector social dominante utiliza el racismo de forma sistemática, incluso en el estadio. Hemos luchado con valentía contra los grupos nazis y fascistas que utilizan las gradas para propagar el odio racial. El racismo se combate. Tampoco admitimos el machismo en nuestras gradas, damos espacio a las trabajadoras a organizarse para abarcar la lucha Antimachista. Es innegable que la clase obrera está llena de prejuicios, por lo tanto, la lucha contra el sexismo también debe tener lugar dentro de nuestra hinchada. Y no sólo queremos que las mujeres tengan los mismos derechos que los hombres, esperamos también superar estos conceptos de género en la sociedad.
Así mismo combatimos la xenofobia y el nacionalismo. El término brasileño se utiliza para tratar de capear la crisis en Brasil. Es ahí donde se trata de inculcar un nacionalismo patriótico en la exploración de una pasión popular como lo es el fútbol. Este mismo equipo, que se ha utilizado como propaganda por el régimen militar en la década de 1970, ahora se utiliza para aliviar el descontento popular. Por tal razón hay que tener en cuenta que el patriotismo de la burguesía solo quiere defender sus intereses. Por eso argumentamos que "la clase obrera no tiene patria." Nos solidarizamos con las luchas de los trabajadores en todo el mundo, somos defensores de la autodeterminación de los pueblos oprimidos por la burguesía imperialista. La clase obrera es internacional.

El ultra de la RESISTENCIA CORAL cree que sólo se puede obtener el derecho a una vida plena con la abolición del trabajo alienado Y la consiguiente destrucción del capitalismo. "La emancipación de los trabajadores la harán los propios trabajadores".
Por último, el ultra de la RESISTENCIA CORAL lucha con contundencia contra todos los males del capitalismo, tanto dentro como fuera de los estadios. Nuestra gente, que no es más que una relación entre los partidos de fútbol y la lucha de clases, mantienen su expresión activa en las gradas y en la lucha de los trabajadores. Nuestra bandera es la del luchador, la del explotado, la de los de abajo.
Nuestra pasión está en el campo de fútbol y en los movimientos de clase nuestra resistencia. "Ni guerra entre hinchadas, ni paz entre clases"

lunes, 5 de diciembre de 2011

Sócrates y la Revolución Corinthiana

Un pequeño articulo para homenajear al gran Sócrates, futbolista y rebelde brasilero que pereció hace pocos dìas.

En Brasil, como en casi todo el resto de Sudamérica, el país vivió durante algunas décadas bajo un estricto régimen militar.
La única diferencia con sus vecinos, fue que en Brasil, el fin de la dictadura se fraguó a través del fútbol.

Sócrates y el Corinthians se encargaron de ello.

En 1981, Brasil estaba sumergida en una profunda crisis, y el Régimen decidió que para entretener al pueblo, la mejor fórmula era el fútbol,
así pues, el Campeonato Brasileirao de dicho año, contaría con la participación de 94 equipos; ningún equipo profesional se quedaría fuera de la fiesta, por tanto todo el pueblo Brasileño tendría sus ojos puestos en el deporte más popular.

Atilson Monteiro Alves, sociólogo y ex militante universitario, fue nombrado director deportivo del Corinthians, y llegó a un acuerdo con Sócrates (capitán del club), a partir de ese momento todas las decisiones deportivas del club, serían votadas por los jugadores, cualquier viaje, día de concentración o de descanso, horario de los entrenamientos, así como el reparto de premios por los títulos, se sometería a consenso entre la directiva y la plantilla.
Así nació la Democracia Corinthiana.

El equipo, bajo esta doctrina, se hizo con el título del torneo Paulista de 1982.
Este sistema de democracia interna, traspasó el vestuario, y poco a poco los aficionados que visitaban el Pacaembú (Municipal Paulo Machado de Carvalho) primero, y el resto de Sao Paulo después, viendo lo que unos jugadores habían logrado, se alzaron en protesta, y el Régimen, no tuvo otra que ceder y convocar elecciones para el 15 de noviembre de 1982; el pueblo elegiría al Gobernador de Sao Paulo.
Cuando nadie llevaba publicidad en las camisetas, los jugadores del “Timao”, lucieron en su espalda un lema: “Día 15 Vote”, y para mayor decepción del régimen, aquel equipo jugaba de maravilla. Jugó otra vez la final en 1983, y al saltar al campo, lucieron una pancarta: “Ganar o perder, pero siempre con democracia”. El Corinthians ganó la final 1-0 con gol de Sócrates.

Aquello, sólo era el principio, el resto de la nación se unió a reivindicar sus derechos, y bajo el lema “Direitas ja” (Directas ya), exigían la libre elección de Presidente.
El proyecto Democracia Corinthiana, que ya lucía en todas las camisetas del Timao, tuvo un impropio final perdiendo en 1985 las elecciones internas del club por fraude electoral.
Pero en la calle ya no hubo marcha atrás, y tras una pequeña transición desde 1985, la democracia fue oficialmente restablecida en 1988.
En 1989, se celebraron las primeras elecciones directas a la Presidencia de Brasil desde 1964.

Tomado de: La Tijereta