La propuesta de este espacio surge con la intención de informar sobre algunos de los acontecimientos socio-políticos que suceden en nuestro entorno y que tienen que ver con el ambiente futbolero y barrista del contexto LATINOAMERICANO. Este blog se caracteriza por mantener una visión crítica respecto a los aspectos mencionados anteriormente y ve la oportunidad de que, desde las barras latinoamericanas, se gesten ideas que permitan transformar las estructuras sociales que hoy en día generan tanta injusticia y desigualdad social. Su material es de libre difusión.

http://www.hinchasantifascistas.blogspot.com/

Medellín - Colombia



miércoles, 30 de julio de 2014

Barras de Fútbol: ¿Es hora de abrir el debate?

Por: Universidad Pública Resiste
Aclaración Previa: este texto no pretender ofrecer soluciones al problema, pues es demasiado amplio e involucra a muchos actores y factores como para poder afirmar que un solo sujeto puede pensárselo en su totalidad. Es un llamado a abrir la discusión y a revisar nuestros comportamientos dentro y fuera del estadio y en relación con otros hinchas y los actores que se mueven en torno al fútbol.
Preocupante es el hecho de que se intente quemar un bus, con 30 personas adentro, sin mayor motivo que la ubicación de un “enemigo” por una camiseta diferente. Más preocupante todavía es que se trate de justificar diciendo que se creía que el bus sea perteneciente a hinchas de un equipo, cuando en realidad eran hinchas de otro. Caso tal, no justifica el acto, así fuera del uno o el otro, y más cuando se evita a toda costa que las personas escapen del horno esperándolos afuera de él con machetes, navajas, piedras, como manifiesta el conductor del bus quemado.
Triste también, es que los afectados solo vean la solución como “cárcel”, cuando es claro que los centros de reclusión en el contexto colombiano no han funcionado para procesos de resocialización, pues no cuentan con las condiciones necesarias para llevar este tipo de procesos, para brindar acompañamiento psicológico, oportunidades de estudio, de trabajo, de discusión de las problemáticas de la sociedad, a la que finalmente se tendrían que reintegrar con la garantía de que no vuelvan a reincidir… Los temas carcelario y de la justicia son para tratar con detenimiento, para agarrarlos con pinzas, y más en una sociedad como la colombiana donde hay conflictos y disputas de todo tipo.
Cuando este tipo de cosas sucede, nadie pide pedagogía, nadie pide procesos de educación al interior de las barras de fútbol del país, nadie se pregunta en que estamos fallando, para que después de tantos encarcelados por el mismo motivo, se sigan presentando este tipo de situaciones. Es claro que se ha fallado en este punto, y que el problema se le ha salido de control a los líderes de las barras que han dicho promover el fútbol en paz. Si se siguen presentando estos actos reprochables, es porque ha faltado más, porque no se ha logrado llegar al grueso de los hinchas, y porque en la cárcel y la justicia de este país no se encuentra la solución.
Aquí lo que se ha visto, es que todos tratan de echarse el agua sucia y mirar quien tiene más muertos en su contra para poder justificar los actos injustificables. Recordamos a este, recordamos al otro, pero en la memoria de todos ellos, de quienes fueron nuestros compañeros alentando, viajando, gritando, llorando, cometemos las mismas barbaridades y no nos tiembla la voz para justificarlas. Nadie reconoce las muertes causadas por los hinchas de sus mismos equipos, y todos se tiran la pelota de la negación de un lado al otro.
Esto ha causado que entremos un círculo vicioso de violencia injustificada que ha terminado por alejar a la gente del estadio, a las familias, a los viejos que nos llevaron de la mano al estadio cuando apenas lográbamos sostenernos en pie y que nos enseñaron a amar a unos colores y no a asesinar al que tuviera un gusto diferente.
Y más allá de toda esta triste historia, ¿que justificación tiene la violencia en contra de alguien que tiene más en común de lo que creemos? En realidad, si nos diferencia el color de una camiseta, nos une que nuestros padres se tienen que partir el lomo todo el día para llevarnos algo de comer; que hemos sido criminalizados por ser jóvenes, hinchas, que sufrimos la persecución de la policía por tener una camiseta de un equipo de fútbol o por no querer prestarnos para la guerra; que nos han negado posibilidades de estudio, de trabajo; que sufrimos el control de los barrios por grupos ilegales que no permiten que pasemos tranquilamente de un lugar a otro, entre muchos otros factores que son cotidianidad del grueso de los miembros de las barras.
Hasta ahí los hinchas ¿Y el papel de la policía y del “comité de convivencia”? Pues su negligencia es evidente y descarada. No solo en los hechos del pasado lunes en los que el conductor relata que una patrulla desapareció ante la inminente quema del bus, sino que es un factor que se viene presentando hace algún tiempo y que denota su falta de interés en el tema. Después de abiertas las fronteras a hinchadas visitantes, no se ha garantizado en lo más mínimo el desplazamiento seguro de estas por las carreteras del departamento. El fin de semana pasado, no se evitó que se encontraran los hinchas del Cali con los del Medellín, y los hinchas de Nacional que venían también desde Cali y ya sabemos en que terminó la historia. Pero si nos vamos más atrás vemos que un hincha del Once Caldas fue asesinado a las afueras de Medellín (cuando aún no había terminado el partido y los hinchas de Nacional todavía se encontraban al interior del estadio), creando un ambiente confuso, y no brindando seguridad a los hinchas visitantes. Además de ello, para el último partido del todos contra todos del DIM en Armenia en 2012-2, que se desplazaron gran cantidad de buses, se presentaron graves inconvenientes al regreso de la caravana, donde hubo varios heridos, y los hinchas denuncian un bus quemado por parte del ESMAD, y hasta ahora nada de responsables.
Además, que tipo de sanciones son las que promulga el Comité… Sanciones que no van a la raíz del problema, que se quedan cortas ante la gravedad del problema, que pretenden censurar la fiesta como forma de castigo, pero que nunca se pregunta que causa las situaciones, como hacer pedagogía, como llevar a cabo proyectos de respeto y/o tolerancia, en los cuales realmente se vea un impacto.
Es hora de abrir entonces la discusión, de ir más allá de lo que se discute en los Comités, de ponerse serios con el tema y de darle la importancia que de verdad requiere, de abrir espacios amplios, públicos, donde no se maneje un doble discurso y donde se tenga la capacidad de establecer reglas claras de juego. Se hace urgente, que los actores involucrados discutan, con la madurez que la situación amerita y que se puedan llegar a unos mínimos de respeto, donde nos vayamos encontrando en el camino, para el día de mañana, no solo tener incidencia en la fiesta del fútbol, sino también en los factores que antes se mencionaban y que tocan a todos sin importar color de camiseta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario